El Comité Olímpico Internacional (COI) aprobó en Lausana una serie de reformas en el proceso de candidatura para los Juegos Olímpicos con el objetivo de tener “menos perdedores” en cada elección.

Estas reformas aportan más flexibilidad en el diseño de una candidatura que lo que permitía la Agenda 2020. Para el presidente Thomas Bach se trata de una “evolución de la revolución”.

La Agenda 2020, un vasto proyecto de reformas aprobado en el 2014, estaba dirigida a reducir el coste de las candidaturas y de la organización de los Juegos Olímpicos.

En la sesión del COI en Lausana, los miembros aprobaron una enmienda en la Carta Olímpica en el apartado que establecía la designación de la ciudad anfitriona con siete años de antelación.

Otra modificación establece que una candidatura podrá ser compartida por “varias ciudades, regiones o países”, explicó el australiano John Coates, que preside el grupo de trabajo encargado de proponer las reformas.

Estas medidas ofrecen aún más flexibilidad en los “tiempos de la designación”, añadió Coates, explicando que un doble voto como en el 2017 en Lima (para los Juegos de París 2024 y Los Ángeles 2028) sería “posible”.

La eliminación de la norma de la designación con siete años de antelación permitiría decidir antes la ciudad anfitriona de los juegos de verano de 2032, para los que la australiana Brisbane es favorita. Yakarta (Indonesia) es candidata oficialmente para esa misma edición, mientras que Bombay (India) ha manifestado estar interesada. Por su parte, el COI intenta incitar a una candidatura conjunta de las dos Coreas.

“La designación de la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos del 2032 no tendrá lugar ni este año ni el próximo”, aclaró Bach.

Para los Juegos Olímpicos de Invierno, Sapporo (Japón) se retiró de la carrera para el 2026 para prepararse mejor para el 2030, mientras que Salt Lake City (Estados Unidos) apunta a esa cita.

Junto a las modificaciones, el COI aprobó la creación de dos comisiones de “futuras sedes”, una para los juegos de verano y otra para los de invierno. Estarán compuestas por 10 y ocho miembros respectivamente, procedentes del COI, de las federaciones internacionales y de los comités nacionales olímpicos.

Esas comisiones remplazarán a las de evaluación y estarán encargadas de estudiar los dosieres de las candidaturas. La Comisión Ejecutiva del COI eligirá las ciudades anfitrionas.