El Athletic de Bilbao, finalista de la Europa League la pasada temporada, tropezó en su debut en el Grupo I de la actual edición, al no pasar del empate en casa 1-1 ante un equipo teóricamente inferior, el Hapoel Ironi Kiryat israelí.

Los visitantes llegaron incluso a adelantarse en el marcador, por medio de Adrian Rochet (minuto 14), pero Markael Susaeta consiguió equilibrar en la recta final de la primera mitad (40) para los hombres del Loco Marcelo Bielsa.

En la segunda parte, Fernando Llorente, de inicio en el banquillo de reservas, entró en el partido y fue el hombre que más peligro llevó a la meta rival, pero sin el acierto necesario para lograr el segundo, para desesperación de la hinchada de la Catedral de San Mamés.

La entrada del internacional español al partido fue uno de los momentos más tensos del partido, ya que en agosto el jugador pidió su traspaso y provocó el enfado de los aficionados, que le recibieron con división de opiniones, entre aplausos y abucheos.

Con este reparto de puntos, el grupo queda abierto. Por delante de Athletic y el Hapoel Ironi está el Lyon francés, que ganó 2-1 al Sparta de Praga en el estadio de Gerland, en el otro partido de la llave en esta primera fecha.

En la siguiente jornada los vascos viajarán al terreno del Sparta de Praga, mientras que el equipo israelí recibirá a los lioneses, el jueves 4 de octubre.

EISS