Si hoy alguien ve un partido del Atalanta no imaginaría la metamorfosis que ha vivido el club en una década: En 2011 jugaban en la Serie B (segunda división) y su valor de mercado era de 51.6 millones de euros. En la actualidad valen seis veces más (358 millones) y son protagonistas no solo de su liga, sino de Europa, al jugar octavos de final de la Champions.

“Todo ha cambiado en Atalanta desde 2011. A principios de la década del 2000, solían moverse hacia arriba y hacia abajo entre la Serie A y la Serie B a menudo. Ahora, Atalanta es visto como un equipo emocionante debido a su estilo intenso y ofensivo. También se han ganado mucho más respeto que simplemente ser un lado emocionante y divertido de ver porque han demostrado que pueden vencer a cualquier equipo”, describe a este diario, Siavoush Fallahi, periodista de Eurosport especializado en futbol italiano.

La clave de su mutación tiene dos nombres principales: Antonio Percassi, el propietario, y Gian Piero Gasperini, el director técnico. Gracias a sus gestiones, el Atalanta ha conseguido su mejor posición en la Serie A por dos años consecutivos (tercer lugar), ha impuesto un récord de goles a favor (98) que no se registraba desde 1952 y además se ha convertido en una maquinaria autosustentable gracias a las ventas de sus canteranos.

Percassi diseñó los éxitos desde los 23 años, cuando decidió retirarse como futbolista e iniciar como empresario. Oriundo de Bérgamo, es el menor de seis hermanos y utilizó el futbol para sacar adelante a su familia jugando en el Atalanta y el Cesena, pero su visión fue mayor que sus ganas de jugar.

“Los otros jugadores no pensaban nunca en su futuro y yo no. Tenía claro que el dinero acabaría. Cuando salíamos de entrenar, ellos se iban al cine o a cenar. Yo prefería pasar por la ciudad y observar los negocios, ver los escaparates y los anuncios”, declaró tras los éxitos del Atalanta en los últimos tres años.

Aquel recio defensa central, como lo consideraba la prensa, invirtió su fuerza en los negocios y ahora administra más de 1,000 tiendas, más de 9,000 empleados y tiene oficinas en Londres, Berlín, Madrid, París, Dubai, Moscú, entre otras; su fortuna supera los 1,300 millones de dólares.

“Percassi es muy respetado en Italia. Las marcas y proyectos en los que trabaja son más que exitosos y su regreso al club en 2010 (cuando compra al equipo) fue crucial. No solo le fue muy bien con Atalanta, sino que también está invirtiendo con éxito en moda, cosméticos y centros comerciales”, comenta Fallahi.

El grupo Percassi tiene cuatro líneas de trabajo e ingresa más de 800 millones de euros al año: el club Atalanta, sus marcas propias (6), outlets de arquitectura (3) y distribución de marcas internacionales entre las que se encuentran Victoria’s Secret, Gucci, Nike, Zara, Lego y Starbucks. Su principal centro de operaciones se mantiene en Bérgamo, en el pueblo de Crespi d’Adda, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995.

“Orio Center está muy cerca del aeropuerto de Bérgamo. La marca de cosméticos Kiko Milano (original de Percassi) tiene tiendas en todo el mundo y su empresa inmobiliaria también maneja muchas tiendas de grandes marcas en Italia.

“La ambición de la familia Percassi debería ser ganar la liga en Italia porque los números financieros serán excelentes debido a la (participación en ) Champions y a un empresario exitoso como Percassi. El siguiente paso para Atalanta es apuntar no solo a fichar a jugadores jóvenes que luego venderán, sino también a grandes nombres para competir por grandes títulos y llenar su estadio cuando los fanáticos puedan regresar”, analiza el periodista.

Sumado a esto, Gasperini ha sido el motor de la revolución en la cancha. Formado en las fuerzas básicas de la Juventus, incursionó en la dirección técnica en 2003 con el Crotone, al que ascendió de tercera a segunda división. Después tomó al Genoa, con quien alcanzó un quinto lugar histórico para el club de la mano de jugadores como Diego Milito y Thiago Motta, que después de eso se convirtieron en mundialistas con Argentina e Italia, respectivamente.

En 2016 arriba al Atalanta, que había regresado a la primera división en 2011. Durante esos cinco años, la mejor posición del equipo había sido el puesto 11 de la tabla general en 2014. Con Gasperini, en su primer año, fueron cuartos y clasificaron, por primera vez, a un repechaje de Champions League. En las temporadas 2018-19 y 2019-20 terminaron como terceros, la mejor posición del club en su historia en la Serie A.

La visión de negocios de Percassi combinada con la explosión futbolística de Gasperini se refleja también en las ventas de jugadores: en los últimos cinco años, el Atalanta es el tercer club italiano que más dinero ha ingresado por este concepto con 319.4 millones de euros, solo debajo de los 332.9 del Inter de Milán y de los 741.7 de la Juventus.

En total, 12 de las 15 ventas más altas de su historia han sido durante la gestión de Gasperini, ingresando 257.6 millones de euros gracias a las transferencias de canteranos como Dejan Kulusevski, Alessandro Bastoni y Franck Kessié, que ahora brillan con la Juve, Inter y Milán, respectivamente. Esos 12 jugadores vendidos no rebasan los 24 años.

“Los proyectos iniciales de Gasperini no fueron tan exitosos como los de los últimos años, sin embargo, los efectos se vieron muy temprano. Atalanta comenzó a utilizar jugadores jóvenes de su academia y talentos italianos. Se las arreglaron para fichar jugadores a bajo costo y venderlos alto, generando una estabilidad económica que no tenían. Por supuesto llegar a la Champions League ha dado una realidad económica en Atalanta que antes no tenían y creo que este proyecto puede mejorar aún más viendo lo mucho que reclutan jugadores y lo bien que lo está haciendo Gasperini”, recalca Fallahi a El Economista.

El rival del Real Madrid en los octavos de final de la Champions 2021 no es un inexperiementado. En 2020 terminó como el tercer equipo más goleador de las cinco grandes ligas de Europa con 98 goles, solo debajo de los 100 que marcó el Bayern Múnich en Alemania y los 102 del Manchester City en Inglaterra.

También en la campaña 2019-20, el Atalanta llegó a la posición más alta de su historia a nivel continental tras llegar a cuartos de final de la Champions y ser eliminados por el PSG con dos goles después del minuto 90 (la serie terminó 1-2). Si vencen al Real Madrid en la edición actual, empatarán esa histórica actuación.

“Vamos a enfrentarnos a un equipo que ha ganado 13 Champions, eso hará crecer nuestra experiencia. Será como ir a la universidad, siempre hay que aprender. Somos un equipo de provincia que se encara con otros que escribieron la historia del futbol como Manchester City, Liverpool y Ajax”, declaró el diseñador de esta maquinaria, el propietario Antonio Percassi, previo al duelo contra el Real Madrid.

fredi.figueroa@eleconomista.mx