El avance tecnológico y la integración comercial de nuestro país con el resto del mundo obligan a que México cuente con empresas generadoras de conocimiento y motores de innovación. E-Drive es una empresa 100% mexicana pionera en el desarrollo, gestión e implementación de infraestructura de puntos de carga para autos eléctricos en nuestro país y la única en su tipo. Para conocerla platiqué con Daniel López, Founding Partner and Marketing Director, y con Rodrigo Centineo, Founding Partner and Engineering Director. 

En solo 5 años E-Drive se ha posicionado como líder en la industria de soluciones de movilidad eléctrica y trabaja con la mayoría de los jugadores del panorama automotriz pues en palabras de Daniel López “hoy no hay ninguna marca que no haya decidido trabajar con E-Drive. Casi todos de manera exclusiva y algunos más como un partner certificado.” 

Al día de hoy colaboran con marcas como JAC, Harley Davidson, Mercedes-Benz, Jaguar-Land Rover, y básicamente con todas las marcas que tienen un modelo electrificado en México. 

Participa activamente en tres frentes: “Apoyamos a nuestros clientes en el suministro de todas las estaciones de carga para lo cual hemos desarrollado algunas alianzas estratégicas con los principales fabricantes del mundo como ABB, Circutor, entre otros. Hoy fungimos como su área de movilidad eléctrica. En México el volumen de autos electrificados aún es muy pequeño, y la huella de cargadores contra lo que tenemos en Estados Unidos, Europa o China, también es menor. Esto ha generado que las grandes marcas fabricantes de estaciones de carga todavía no tengan equipos locales dedicados a esta unidad de negocio sin embargo sí tienen los productos. Entonces han determinado que su mejor manera de acercarse al mercado es a través de canales especializados y, al igual que las marcas automotrices, han decidido trabajar con nosotros. De esta forma hemos sido sometidos a pruebas, auditorías, revisiones, exámenes a nuestros técnicos, auditorías anuales a nuestras instalaciones, entre otros. Por ejemplo nosotros somos para Porsche y Grupo Volkswagen, la única empresa en México con el certificado EV Ready Company y nadie más lo ha obtenido en México”, señaló Daniel. 

A ello se suma la solución en el área de servicios con más de 50 ingenieros propios que día a día realizan los levantamientos y coordinan las instalaciones de los cargadores de sus clientes. Al respecto, Daniel López explica que por ejemplo, cuando una persona adquiere un auto eléctrico en el que la marca incluye un cargador tipo WallBox, la compañía lleva a cabo toda la validación técnica para que sea posible su uso, además de la instalación así como las gestiones ante las dependencias que se requieren. De igual forma se encargan de la distribución, instalación y operación de los cargadores ubicados en los distribuidores de las marcas con las que trabajan. 

“Pueden ser cargadores WallBox de 7 kW hasta, por ejemplo en el caso de Porsche, que estamos trabajando en la instalación de nueve cargadores de corriente directa de 175 kW para el lanzamiento de Taycan. Somos la primera empresa en toda Latinoamérica en instalar cargadores de esta potencia. Y en este caso también fuimos sometidos a un proceso global con varios proveedores de Estados Unidos y de otras partes del mundo, tuvimos que certificarnos por Porsche Engineering, en Alemania, y al final fuimos seleccionados como el proveedor exclusivo para las soluciones para el lanzamiento de Taycan. También gestionamos los programas de carga pública de las marcas. Por ejemplo somos operadores de la red Charge Now de BMW y Nissan. Así que nosotros encargamos, instalamos y los operamos para nuestros clientes”.

Control total 

Y finalmente el tercer servicio que operan es el llamado Smart Charging, en la que a partir del software EVOOST, controlan el aspecto inteligente de la carga. “Es una plataforma en la que todos nuestros usuarios tienen acceso a los diferentes cargadores que están en la vía pública, ya sea en carreteras, centros comerciales y restaurantes. La siguiente fase será la gestión del cobros a través de esta plataforma. Actualmente con ella podemos controlar el uso de los cargadores; por ejemplo podemos dejarlos abiertos para el uso público o cerrados cuando se trata de una flotilla. De esta forma con una tarjeta, con una aplicación o leyendo un código QR,  puedes acceder a ese cargador y nosotros podemos determinar, de acuerdo a las indicaciones de nuestros clientes, quiénes son los conductores que están autorizados para cargar, en qué horario y hasta la cantidad de kilowatts a recibir. Cuando llevamos una red de carga pública básicamente lo que estamos haciendo es que haya una suscripción y, al estar al día con los pagos,  puedes acceder al uso del cargador.” 

El alcance de este software es muy amplio. En tiempo real puede comunicarse en todo momento con cargadores inteligentes mismos que indicarán cuando están activos, cuando están en fase de recarga así como la cantidad de energía despachada, y de esta manera se puede determinar la cantidad a cobrar dependiendo si el esquema es por tiempo o por energía, penalización, etcétera. También puede enviar a la aplicación de cada usuario información detallada como saber cuántos kilowatts se están  consumiendo, el estado de la batería hasta la posibilidad de detener el suministro de energía. 

Centro de innovación

Para la investigación y desarrollo de soluciones en el campo de la carga eléctrica, E-Drive desarrolló el Laboratorio de Compatibilidad, que está a cargo de Rodrigo Centineo y que es el único de su tipo en América Latina. Está ubicado en el estado de Querétaro y actualmente trabajan en una subsidiaria en la Ciudad de México. Para entender la importancia de este complejo, el director de ingeniería de E-Drive explicó que la falta de estandarización en México de los tipos conectores es uno de sus principales campos de acción. 

“Lo primero que debemos entender es que actualmente en México no existe una regulación del tipo de conector que se tiene que utilizar. Esta estandarización ya se ha dado en países como Estados Unidos, China, Japón o la Unión Europea. En América Latina hay pocos países que han logrado unificar criterio pero México no es uno de ellos. En la carga AC o de Corriente Alterna y que conocemos como semi rápida, hay 5 tipos de conectores; y en la carga DC o ultra rápida, hay 4 conectores. Todos los tipos de conectores los puedes encontrar en México, ya sea desde que existe un cargador privado o público hasta que exista un vehículo de usuario final o de flota. Teniendo este contexto, lo que sucede es que empiezan a llegar a México fabricantes de vehículos y de equipos de carga a ofrecer sus servicios o productos, y la mayoría de ellos vienen de mercados más maduros, y al intentar implementar su tecnología en México (sus autos y poderlos cargar), se encuentran con que no están adaptados para la red eléctrica mexicana y otras características generales eléctricas que no están teniendo el comportamiento que deberían. De esta necesidad nace el Laboratorio de Compatibilidad”. 

Es en este punto que resalta la trascendencia del Laboratorio de Compatibilidad pues ofrece los servicios necesarios para que tanto fabricantes de vehículos como fabricantes de cargadores puedan asegurarse de que sus productos podrán recibir y suministrar energía según sea el caso, en México. “Esto tiene una complejidad profunda porque lo primero que hay que hacer es demostrar el comportamiento en la red eléctrica mexicana y también demostrar en qué situación si funciona el cargador. Entonces tenemos que simular escenarios eléctricos y electrónicos que pasan en todo el mundo dependiendo del lugar de origen del vehículo”. 

Mirada en el futuro 

Cómo verás E-Drive es un generador de soluciones especializadas para necesidades complejas gracias al talento de sus colaboradores. Han instalado alrededor de 3 mil puntos de carga de los que la mayoría son residenciales, operan el corredor más largo de América Latina que conecta a Puebla con San Luis Potosí, son socios estratégicos para fabricantes de autos eléctricos y de cargadores sin olvidar sus acciones en la puesta en marcha de una red nacional que se prepara para implementar el sistema de cobro. Para ello cuentan con 75 colaboradores calificados, capacitados y certificados por empresas como Porsche Engineering o la Universidad Técnica de Delft en los Países Bajos. Sin duda E-Drive es una organización de vital importancia para que México tome ritmo el futuro de la movilidad eléctrica.

marcos.martinez@eleconomista.mx