Reptiles, felinos, simios, insectos, aves, criaturas marinas, dragones, demonios, fantasmas. Son seres que acompañan las escenas, monocromáticas en su mayoría y casi mitológicas, protagonizadas por monjes budistas (algunos más bien borderliners), geishas, luchadores de sumo y otras figuras antropomorfas con claras referencias sexuales que raspan sin miedo los tabúes y los fetiches.

En uno de los cuadros, de la pipa de un monje emerge un dragón de humo espeso; adelante, un luchador de sumo con la cabeza de falo se planta sobre el tatami; en otra más un monje parece haber tenido que interrumpir su meditación porque una mosca se ha posado sobre la punta de la nariz. Más allá otro individuo se ve hostigado por un fantasma con el rostro de vagina.

En el siguiente muro hay una escena nocturna trabajada con maestría. Es un demonio meditativo en la penumbra. Casi todo el cuadro está cubierto de tinta, excepto por la luna y algunas moscas que le bailan alrededor. La luz va cediendo a las sombras con el espesor de la monocromía.

Adelante hay un mono fumador sosteniendo un pincel con la pata izquierda; está pintando un monje como los de la exposición sobre un papel japonés con la firma de Dr. Lakra en la parte inferior. Muy cerca de ésta, una mujer con la piel verde y las uñas largas, casi como garras, parece enloquecida y con una leve expresión de perversidad, con los labios y las manos ensangrentadas.

Está de vuelta

Son de nuevo los trabajos de Dr. Lakra expuestos en kurimanzutto. Es la tercera exposición que presenta la galería sobre este artista que suele tocar base en la ciudad de Oaxaca y que representa desde 1999. Se llama Dr. Lakra + mezcal los dos amigos y se divide en dos partes. La primera: los 77 cuadros montados sobre los muros de la galería.

El resto es un complemento de ocho páneles instalados en el centro de la misma con casi 160 botellas de todos tipos, llenas de mezcal y con etiquetas únicas por sus diseños creados en colaboración por el antes mencionado y Abraham Cruzvillegas, su amigo personal, y también representado por el célebre proyecto de José Kuri y Mónica Manzutto.

Los de los muros son cuadros trabajados con la tradición oriental Sumi-e, una técnica artística que se originó en China durante el siglo I d. C. y que fue adoptada en Japón, por importación de los monjes budistas, en el siglo XIV. Para ella, el artista fabricó su propia tinta: disolvió distintas cantidades de carboncillo en el agua para obtener diferentes tonalidades que dan carácter a las piezas.

Un artista aparte

Dr. Lakra es uno de los artistas con mayor prestigio de su generación. Su iconografía es inconfundible. Hay mucho de provocación, humor y mito en su obra. Su trabajo ha tomado una distancia saludable del trabajo de su padre, Francisco Toledo, y el de su hermana, Laureana. No es suerte que algunos de sus trabajos formen parte de las colecciones del MoMA y ha acompañado a kurimanzutto a las mejores ferias de arte del mundo como Frieze , las tres versiones de Art Basel y la propia Zona Maco.

Dr. Lakra + mezcal los dos amigos estará disponible en la galería kurimanzutto hasta el próximo 4 de agosto, de martes a jueves de 11 a 6 de la tarde; viernes y sábado de 11 a 4 de la tarde.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx