Sonaba como un negocio perfecto: invertir en conciertos musicales con rendimientos mayores a una institución financiera. Sin embargo, no, Weeshing dejó a muchos inversionistas en México (y en varios países) sin su dinero, sin ganancia y sin respuestas.

Weeshing operaba en México bajo la dirección de Guillermo Padrón, pero renunció en medio de problemas con la empresa matriz y con dicha decisión muchos inversionistas aseguran que la empresa es un fraude.

¿Qué prometía Weeshing? una plataforma de origen chileno creada por Juan Pablo Duch, que permitía invertir en conciertos y eventos en vivo. Un instrumento financiero alternativo que ofrece rentabilidades atractivas para los diferentes tipos de inversionistas conservadores y un poco más agresivos, que adicionalmente obtienen beneficios exclusivos en los conciertos y espectáculos.

Guillermo Padrón ofreció una entrevista El Economista, donde aseguró que en México la plataforma tenía un crecimiento anual de más de 344% y que tenían 5,000 usuarios, 85% de ellos invirtió con ellos, por lo que los inversionistas podrían ser cientos.

Pero, durante días, este reportero recibió varios e-mails denunciando un “fraude”, pues muchos de ellos invirtieron en la plataforma y no saben qué pasó con su dinero; en internet hay varios grupos denunciando, y otros inversionistas están levantando demandas.

Las inversiones se hicieron, supuestamente, en festivales como Roxy, Hellow y Jalo, Fey y hasta Enrique Iglesias, entre varios otros, pero nunca se regresó la inversión, ni rendimientos, el dinero, en algunos casos, no llegó a los productores y nadie sabe lo que pasó.

Weeshing rompió relaciones con Guillermo Padrón y aseguró que seguiría operando en el país; sin embargo, no sucedió, según los testimonios recabados. 

Incluso, a través de Play Business, Weeshing consiguió una inversión de 2 millones 940,000 pesos.

“Yo sabía que con una inversión de 3 millones cubría la operación de 18 meses de la plataforma.

Después de un tiempo, ofrecí 300,000 pesos por 55% de Weeshing México, pero hubo problemas y no se concretó. Yo decidí separarme”, señaló Guillermo Padrón en un video de Play Business.

Weeshing cerró en varios países, recibió denuncias y la empresa se enfiló a la bancarrota, incluso Guillermo Padrón aseguró que recibió amenazas por parte de Weeshing.

“Tienen problemas legales con inversionistas y productores y me ofrecí a comprar la empresa en México, pero no llegamos a un acuerdo. Yo, incluso, sigo recibiendo llamadas de inversionistas que aún no reciben su dinero”, explicó.

A pesar de todos los problemas, quejas y denuncias, Weeshing México aún invitó a inversionistas en agosto de este año: “nueva oportunidad para obtener de 3 a 15% en variable y 6.6% en fija con un retorno de 100 días para el show de Snoop Dogg , el 31 de octubre en la Arena Ciudad de México, y en noviembre en Forum Monterrey, pero nunca se realizaron”.

“Debido a los rendimientos ofrecidos, que parecían buenos, aunque no extraordinarios como para levantar sospecha, decidí invertir en la plataforma en un concierto que se llevaría a cabo en mayo. Sobra decirte que, a pesar de sus múltiples promesas, la empresa no regresó el dinero invertido y aparentemente ya desaparecieron del mapa y espero que mucha de la gente que fue defraudada por esta empresa salga a luz y levante su queja”, indicó Alberto Haro, uno de los varios inversionistas que contactaron a El Economista para hacer la denuncia.

Hasta ahora, en un comunicado, dado a conocer por Play Business, Weeshing informó que solucionará sus problemas en tribunales, mientras que cientos de inversionistas y amantes de la música se quedaron sin dinero, sin respuesta y en espera de que alguien los ayude.

¿Quiénes son?

Weeshing surgió en Chile en el 2014. Plataforma que permite invertir en eventos compartiendo ganancias con los promotores que los organizan. 

Advertencia: invertir en una startup como Weeshing implica asumir riesgos; uno de ellos es perder el capital invertido. 

Al separarse de Weeshing, Guillermo Padrón creo Capital Nation, un fondo de inversión mexicano especialmente diseñado para impulsar la industria del entretenimiento.

Play Business es una plataforma digital a través de la cual puedes invertir desde 7,500 pesos en distintas empresas. Una de ellas fue Weeshing, donde consiguió una inversión de 2 millones 940,000 pesos.

Modelo de negocios

  • Busca conectar a los fans/inversionistas a la industria del entretenimiento.
  • Los inversionistas pagan 1% (costo de transacción) sobre el monto invertido y una comisión de 1% sobre su retorno de inversión.
  • Los promotores pagan un interés de 1.5% mensual sobre el capital levantado y 35% de los beneficios sobre el punto de equilibrio, o un porcentaje fijo del capital levantado por adelantado.
  • Weeshing genera un margen de 7% sobre el capital levantado.