“El Centro de Desarrollo Literario Rodrigo Porrúa abre su convocatoria 2019 para la caza y captura de talentos desconocidos en busca de una oportunidad de publicar sus obras”, era el mensaje con el que Rodrigo Porrúa del Villar enganchó a muchas personas que soñaban con ser escritores y cuyo sueño (algunas veces) no terminó de la mejor manera.

Desde hace unos meses, han surgido quejas sobre un supuesto fraude de Porrúa del Villar, quien, aseguran, no tiene relación alguna con Editorial Porrúa, fundada en 1910.

La actriz Sandra Montoya denunció que firmó un contrato con Grupo Rodrigo Porrúa para publicar su libro, pero después de un año no tiene ni libro ni su dinero.

“Firmó y me cobró por corrección y estilo de todo el libro. Se imprimirían 2,000, se realizarían a presentación y distribución a nivel nacional e internacional y no sucedió nada. Lo he buscado, me ha prometido pagarme y nada. Sé que tiene muchas demandas millonarias”, señaló Montoya.

La forma de operar de Grupo Rodrigo Porrúa es sencillo. Buscaba gente que quisiera publicar un libro ofreciéndole todos los servicios de una editorial pero el costo del libro lo pagaba el propio escritor y un porcentaje de las ventas se las quedaba el editor.

En muchos casos, sí entregaba algunos ejemplares pero no realizaba promoción o seguimiento; en otros, no cumplía con lo pactado.

Carlos Campos narró su experiencia: “Se buscan escritores. Editorial Porrúa abre sus puertas a nuevos talentos. Envía tu obra a [email protected] y pronto nos pondremos en contacto contigo”.

Campos relató que envió su obra para que fuera revisada, pasó diferentes filtros de aprobación y fue elegida, pero el autor tenía que pagar 70,380 pesos por 1,000 ejemplares de la edición impresa en papel; 111,480 pesos por 2,000 ejemplares de la edición impresa en papel; 17,400 pesos por la programación de e-book y colocación en distribución; 15,000 pesos por la edición en e-book con la característica de realidad aumentada.

En la página oficial, Rodrigo Porrúa presume alianzas importantes como la Fundación Mario Moreno Cantinflas y el Instituto Nacional de Bellas Artes.

“De esta manera, retomamos los principios básicos que hicieron grande a una editorial con más de 119 años de tradición familiar, que se ha establecido como la top of mind de las editoriales y librerías en México, abriéndole las puertas a esos talentos desconocidos, con un sueño y la ambición necesaria para perseguirlo”, señala Grupo Rodrigo Porrúa.

Grupo Rodrigo Porrúa fue registrada en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial en el 2016 por Rodrigo Porrúa del Villar y no tiene relación comercial con la legendaria editorial y menos con la librería.

“El gancho es que nos dice que es de la familia Porrúa y no tienen ningún parentesco con los hermanos Porrúa, quienes se comunicaron conmigo para decir que lo demandaron y le ganaron para que no utilice el apellido”, explicó Montoya.

Otro caso es el de Miguel Suárez, quien relató: “Con el fin de enterarlos del fraude del que hemos sido víctimas por parte de la empresa Editora Grupo Rodrigo Porrúa. Desde el año 2017, en el mes de mayo se pagó la mitad del costo por la edición de 2,000 ejemplares de la novela Mirada de un Héroe de Mike SuLe (mi hijo) y en el mes de octubre del mismo año se pagó el resto, quedando liquidada la cuenta, ya que supuestamente en diciembre del mismo año saldría a la venta. Todo esto está estipulado en un contrato y después de dos años, más tres visitas a la empresa en la Ciudad de México, dos por mi hijo en el 2018 y la última por mí en marzo del 2019, en donde hablé personalmente con Rodrigo Porrúa para llegar a un acuerdo y se me regresara la cantidad de 109,600 pesos, costo total del trabajo. Durante varias semanas de estos últimos meses del año en curso he tratado de comunicarme vía telefónica con el señor Porrúa, pero no me recibe llamada ni contesta algunos correos electrónicos enviados, en mi visita a la Ciudad de México llegamos a un arreglo para no interponer una demanda y me pidió unos días, ya que supuestamente estaban por liberarle un adeudo que tenía con él y me dijo que en un par de días tendría mi dinero en mi cuenta y nunca sucedió”.

Son tantas las denuncias contra Grupo Rodrigo Porrúa que la Sociedad General de Escritores de México ofreció lo siguiente: “Te asesoramos con tu contrato de la editorial Grupo Rodrigo Porrúa” y cada día surgen nuevas historias en contra del fraude editorial.

Rodrigo Porrúa presumía que su editorial le daba la oportunidad a talentos nuevos y que en dos años habían publicado a unos 300 autores; pero las denuncias y quejas se comienzan a acumular.

El Economista buscó conocer la versión de Rodrigo Porrúa del Villar, pero hasta el cierre de esta edición no respondió.

[email protected]