Según el Fondo Unido México los espacios de juego no son una prioridad en América Latina, hasta ahora el acceso a ambientes lúdicos y políticas públicas han estado negados, esto agregado a que en nuestro país 2.5 millones de niños trabajan y 2.3 millones no van a la escuela, lo convierte en una problemática urgente de atender.

Contrario a estas cifras y datos, se ha comprobado que muchos son los beneficios que conlleva una estimulación temprana lúdica para el desarrollo neurológico, psicomotriz y psicosocial de los niños. Por ello, poner en práctica nuevas dinámicas y metodologías para motivar el desarrollo de hábitos saludables desde la infancia a gran escala es la misión de United Way en su versión mexicana.

Así, crearon el programa Red de Ludotecas, el cual ha sido reconocido de manera internacional y su modelo ha sido exportado e implementado en Ghana y África, lo que ha permitido convertirnos en pioneros de metodologías de innovación a través de la comunidad , explicó Claudia Herrera Moro, presidente de Fondo Unido México.

A tres años de su integración en México, se llevó a cabo el Tercer Encuentro Red de Ludotecas 2017, el cual reunió a 78 representantes de ludotecas a nivel nacional. Este proyecto hoy impacta de manera directa a 14,500 niños y a más de 44, 000 personas a nivel nacional, pero se pretende crecer cada vez más pues es la oportunidad de promover el derecho al juego libre, que es parte de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, explicó Paulina Garza, directora de Programas e Impacto Comunitario de Fondo Unido México.

El juego es tan importante para los niños que la Oficina del ?Alto Comisionado de las Naciones ?Unidas para los Derechos Humanos lo reconoce como un derecho en el Artículo 31 de su Convención sobre los Derechos de los Niños desde 1990.

Tenemos la fiel convicción de que el derecho al juego, sobre todo en primera infancia, es algo que desarrolla a los niños y genera mayores oportunidades en su futuro , aseguró Garza en entrevista.

Dijo que desde hace ya varios años se diseñó el programa de ludotecas que busca tener espacios alternos dentro de centros comunitarios, preescolares públicos y privados, lo que buscamos es que estos mismos centros se apropien de la ludoteca, para ello damos capacitación, instalamos el espacio y otorgamos los materiales, de ahí se deja la responsabilidad a los ludotecarios locales para que incluso dupliquen los materiales, los recursos y sea un proyecto autosustentable .

A pesar de que no es una educación instalada en el sistema formal, es una manera de complementar los ejercicios que ya están ?diseñados oficialmente, además de involucrar a los padres de familia, es educación informal, pero con una metodología que guía hacia la educación de calidad y que promueve habilidades, actitudes, valores y el desarrollo cognitivo del niño .

Agregó que en este equipo, la labor docente es incalculable, el efecto de acompañamiento para este proceso de aprendizaje es fundamental, el desarrollo del niño no va a suceder si no hay alguien que cree en el niño y sabe que puede tomar decisiones como un actor proactivo, con esa perspectiva, hay cambios trascendentales, nuestros maestros son gente comprometida con el desarrollo de nuestra infancia y el cambio en México en la primera infancia .

Por último, la especialista en pedagogía compartió que incluso hoy se trabaja con el Hospital Infantil Federico Gómez en una investigación y evaluación de la evolución neurológica de los niños y su efecto a través de la intervención de estos programas. Sus resultados se darán a conocer muy pronto.

Para más información de cómo integrarse al proyecto o donar ludotecas, se puede consultar www.fondounido.org.mx.

nelly.toche@eleconomista.mx