Un sistema de transporte público desordenado contamina más al no optimizar la capacidad de los vehículos y causa desconfianza entre las personas, lo que provoca que prefieran transportarse en vehículos propios. Esto, entre muchas otras cosas, es lo que el proyecto de Víctor López, investigador mexicano asociado de la Universidad de California, busca eliminar.

En la edición 2014 de la European Satellite Navigation Competition, López presentó una propuesta integral para mejorar la infraestructura digital en la información acerca del sistema de transporte público de la ciudad de México, esto lo llevó a recibir el reconocimiento en la categoría regional.

Su investigación le permitió desarrollar un sistema que determina y procesa la ubicación de autobuses, metro y microbuses para enviarla a una red inteligente en tiempo real, lo cual facilita a los usuarios planificar sus viajes de manera más eficiente a través de sus teléfonos celulares.

Es un proyecto orientado al concepto de tener una ciudad inteligente, el cual permite brindar a sus habitantes, además de la infraestructura física y los servicios indispensables, una alta disponibilidad en la infraestructura digital; esto no es otra cosa más que exista disponibilidad en las telecomunicaciones y sistemas de información vinculados a las necesidades de la población urbana.

Esta propuesta fue considerada como de alto impacto por el número de personas a las que puede beneficiar. De acuerdo con datos del transporte en la ciudad de México, se realizan cerca de 20 millones de viajes diarios; sin embargo, cuando se presentó la propuesta al gobierno del Distrito Federal, no hubo muestras de interés. La respuesta fue que ya tenían planes a propósito, pero ha pasado un año y no hay ninguna implementación de la que se tenga noticia , expresó el investigador.

En entrevista, el galardonado nos explica la importancia y ventajas de un sistema considerado barato y eficiente.

¿Qué problemas resolvería en esta ciudad tan concurrida?

El proyecto en su manera más simplificada resuelve el problema de ¿a qué hora pasará mi transporte público? Cuando los usuarios resuelven esta sencilla pregunta, y la tienen oportunamente en sus computadoras, tabletas o celulares, existen ventajas como: planear mejor y más eficientemente los traslados, ahorrar tiempo y dinero; se fomenta el uso del transporte público al aumentar la sensación de certidumbre y confianza; además, se reduce el tiempo de espera y exposición de la persona en la calle ante la inseguridad.

A su vez, las autoridades y administradores de las rutas pueden distribuir y planear mejor el número de vehículos en una ruta para no saturar o subutilizar su capacidad, se reduce el consumo de combustible y contaminación; en materia de seguridad, sería posible saber si un autobús se desvía de la ruta o hace una parada fuera de lo usual; además, se podrían tomar las medidas oportunas ante bloqueos de tránsito, o por situaciones que impliquen riesgos después de terremotos, inundaciones, entre otras.

¿Cuál es la viabilidad para que?se implemente este proyecto?

Técnicamente el proyecto se puede concretar en algunas rutas de alguna zona (de la ciudad) en menos de un año por ingenieros mexicanos. La tecnología para estos proyectos es madura y por lo tanto fácil de implementar. Es un proyecto que está muy al alcance de la ciudad de México.

¿Cuál es su opinión sobre el grave problema que existe en esta ciudad para transportarse?

Toda mi vida he sido usuario del transporte público, he vivido como todos la frustración de ver venir un autobús repleto, ver a personas de la tercera edad y mujeres embarazadas esperando en la fila por tiempos prolongados y a la intemperie, con horas productivas y de convivencia familiar perdidas.

Sin embargo, la magnitud y demanda del sistema de transporte de la ciudad es enorme y no se puede afirmar que todo está mal. Pocas ciudades en el mundo podrían con una carga de ese tamaño. Es preferible verlo en términos de los aspectos que son urgentes de mejorar, como el de la información.

nelly.toche@eleconomista.mx