Cuando a Pitingo se le pregunta si alguna vez ha enfrentado un momento complicado en su carrera donde haya pensado en retirarse, contesta de manera determinante que no, que sólo Dios podrá retirarlo y será por medio de la muerte, aunque confiesa que ha habido momentos de inseguridad. En ocasiones no he salido convencido de un escenario, pero todos los artistas tenemos inseguridades, estamos continuamente pendiendo de un hilo. Y luego somos extremadamente sensibles para todo , reflexiona.

El cantante de flamenco reconoce también que es difícil dar lo mejor cuando se tienen problemas personales, como cuando se te muere un familiar o pasa algo a un familiar tuyo (...) o la soledad de los hoteles, cuando pasan meses de gira y están en un país que no es el tuyo. Pero debes subir al escenario y no se te debe notar nada, porque el público no tiene la culpa, el público ha pagado una entrada .

Con una convicción de este tamaño, no es raro que el artista haya definido su carrera y estilo de vida a temprana edad: Cuando tenia 13 años canté en una escenario en España y ya tenía claro que tenía que ser artista (...) Dejé la escuela por ser artista y ahora me arrepiento, me hubiese encantado estudiar más, pero mi sueño se cumplió. Llevo 15 años de carrera, viviendo de mi profesión y cada vez llego a más público en el mundo entero .

Antonio Manuel Álvarez Vélez (Huelva, 1980) decidió usar el apodo familiar Pitingo como su nombre artístico, que significa presumido. Así le decían a mi abuelo y a mi bisabuelo , los pitingos, y quise ponerme ese nombre para hacerle un homenaje de mi abuelo .

Pitingo proviene de una tradición familiar gitana, por lo que prácticamente trae el flamenco en las venas: La familia de madre son gitanos. Es una familia importante de tradición flamenca. Yo canto, mis primos, mi abuela, sus abuelo. La familia es muy importante para mí . Pese a esta gran tradición, no siente peso alguno al momento de subirse al escenario.

Además del flamenco, Pitingo cuenta con otra tradición musical: el soul, música que conoció desde muy pequeño. Escuché a los nueve años a Aretha Franklin de casualidad, y comencé a interesarme en eso. Luego a Otis Redding, Marvin Gaye, Ray Charles, Louis Armstrong, música góspel y blues... Y sin darme cuenta, lo incorporé de manera natural. Hasta tuve que ponerle un nombre a ese estilo: soulería .

Gracias a estas influencias de la música afroamericana, la voz flamenca de Pitingo se ha suavizado, aunque el cantaor nos dice que cuando necesita recuperar esa parte desgarradora del flamenco, lo puede hacer si dificultad.

No busco lo comercial, busco lo conceptual, mi música es conceptual pero luego resulta que también es comercial. Busco comer de esto toda la vida y si Dios me quiere regalar más cosas, bienvenido , dijo.

Pitingo se presentará del 16 al 19 de febrero en el Voilà Acoustique, en el centro comercial Antara con su tour Soul, Bulería y Más.

@fausto_ponce