La noche del 21 de octubre, socios de El Economista Club se vieron inmersos en una experiencia degustativa realizada en el restaurante Spuntino, en coordinación con la marca de ron Appleton Estate de Grupo Campari, Luis Valencia, embajador nacional de la marca, llevó la imaginación de los invitados por un recorrido histórico de la emblemática bebida.

En el workshop celebrado por primera vez desde el inició del confinamiento por la pandemia, los socios cataron tres de las bebidas icónicas de Appleton Estate, bajo la premisa de privilegiar la experiencia gustativa, olfativa, y sensorial sin embriagarse, una cultura premium en ascenso.

En la terraza frente al parque del restaurante Spuntino, para disfrutar del clima fresco de la noche, dio comienzo el workshop.

Encabezado por Luis Valencia, quien lleva 2 años especializándose en rones, además de 14 años detrás de barras, presentó la forma en que elaboran el ron procedente de Jamaica, pues en el Valle de Nassau, dónde está la destilería, mencionó que prevalecen las condiciones climáticas perfectas que permiten cultivar los 10 tipos de caña necesarias para la elaboración del Appleton Estate Signature, Reserva 8 años, y 12 años Rare Casks.

“Todos los días, en el Valle de Nassau hace un calor abrumador. Por las tardes, cae una ligera llovizna que choca con las montañas de piedra caliza. En el ocaso, empieza a bajar una neblina que desciende a los cultivos de caña”.

Mientras el mixólogo servía las copas de la primera bebida a degustar, detalló que los 10 tipos de caña se maceran, el producto obtenido o jugo de caña se destila, y así se obtiene una melaza rica en azúcar que, al combinarla con agua naturalmente filtrada de manantial, pasa a unas barricas de roble americano, donde se fermenta con otros ingredientes, que después de 4 a 6 años dan origen al Appleton Estate Signature.

Antes de dar el primer sorbo, Luis Valencia, explicó cómo catar un destilado. Primero se toma la copa y se pasa de un lado a otro de la nariz sin dejarla por más de dos segundos; al probar, se debe dar un trago suave, ligero, por la fuerte graduación alcohólica.

En su primera aproximación, los suscriptores de El Economista Club lograron percibir aromas fuertes, cítricos, madera, miel y vainilla. Descritos con precisión como aromas dulces. En el primer trago, el sabor que experimentaron estuvo alejado de lo percibido con el olfato, pues predomina un gusto a maple, avainillado, pero no dulce, con fuerte sabor a alcohol.

En el segundo acto, destacó el Appleton Estate Reserva 8 años, por su aroma y sabor suave, aterciopelado, con notas marcadas a maple, vainilla, y naranja de fondo. Sin duda, el favorito del mixólogo, porque a pesar de contar con 43 grados de alcohol se percibe balanceado, suave, terso al gusto. Ideal para beber solo, o en coctelería.

Los socios se mostraron entusiastas por seguir degustando tan reconfortantes bebidas, pero llegó el momento de concluir con el Appleton Estate 12 años Rare Casks, ron insignia de Appleton. Un ron que en su mezcla alberga barricas de 12 a 18 años de añejamiento, que lo dotan de profundo color caoba, carácter fuerte, untuoso, espeso, en el que resaltan sabores garapiñados, almendrados, a roble.

Luis Valencia concluyó el evento con un concurso de mixología. Donde tres suscriptores de El Economista, demostraron sus habilidades en el arte de la alquimia de bebidas para poder ganar una botella de Appleton Estate, así como otros regalos de la marca.

Participar en el workshop fue una experiencia que los socios de El Economista Club describieron como “dinámica y enriquecedora”, pues agregaron más conocimiento y descubrieron un mundo oculto detrás del ron.

roberto.razo@eleconomista.mx

Branded Content

Branded Content es la unidad de contenido comercial de El Economista que da valor a las marcas con contenido que vale la pena leer.