La época navideña y las fiestas decembrinas han terminado, miles de familias mexicanas abrieron las puertas de sus hogares para que un árbol de Navidad natural fuera el marco de las celebraciones, pero ahora es importante tomar decisiones inteligentes respecto a su destino final, pues éstos siguen siendo útiles para el medio ambiente.

Ahora que el arbolito ya se ha secado, es vital que no quede abandonado en las calles, pues pasará mucho tiempo para que pueda degradarse y terminará siendo basura callejera; el personal de limpia que la recolecta no se lo lleva. Tampoco se debe quemar, porque todo el carbono que capturó durante su crecimiento será liberado hacia la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global.

De acuerdo con la Comisión Nacional Forestal (Conafor), los especímenes típicos de las fechas decembrinas tienen otro tratamiento y una nueva utilidad. Para que estos árboles no contaminen es necesario que la ciudadanía sea responsable y lo lleve a un centro de acopio, donde serán triturados y transformados para convertirse en composta que alimentará a nuevos árboles, mezclas orgánicas o linderos ornamentales de jardinería. Algunos otros programas irán más allá y se aprovechará el árbol como materia prima para crear artesanías, juguetes, utensilios y otros objetos.

Estos lugares estarán designados por los gobiernos locales o federal, por lo que a través de la página de la Conafor se estarán dando las direcciones, según informó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Prácticas sustentables

Recordemos que la corta (no tala), de árboles de Navidad en las plantaciones forestales vigiladas por las autoridades, proveen de servicios ambientales a la ciudad, como son la protección de suelos (erosión y degradación), captura de carbono y liberación de oxígeno.

Así no hay deforestación, hay sustitución de especies de manera controlada. Es una acción similar a la cosecha, un aprovechamiento de la tierra que logra un círculo virtuoso entre los humanos y la naturaleza.

Su proceso también permite que en época de lluvias el agua se infiltre en el suelo, favoreciendo a la recarga de los mantos acuíferos y con este trabajo se incentiva la economía regional, ya que se convierten en una fuente de ingresos para los productores.

A dónde llevar tu árbol

• Para ubicar el centro de acopio más cercano a tu domicilio puedes consultar la siguiente liga: bit.ly/2tHCCzG

• En la Ciudad de México, a través de las direcciones de Gestión Forestal y de Suelos y de Recursos Materiales Inmuebles y Servicios de la Semarnat, se dará servicio en:

Vivero Coyoacán, Av. Progreso No. 1, Colonia Del Carmen, Alcaldía Coyoacán, C.P. 04100.

Sustenta Bioparque Urbano San Antonio, Av. Central 300, Colonia Carola, Alcandía Álvaro Obregón, C.P. 01180.

Puedes llevar tu árbol hasta el 2 de febrero, de martes a domingo, en un horario de 7:00 am a 6:00 pm horas.

• 1.8 millones de árboles se consumen en nuestro país cada año, de los cuales, 1 millón son de importación y 800,000 son mexicanos.

• 60% de los ejemplares se consume en la Ciudad de México

75 plantadores de árboles de Navidad están distribuidos en 175 hectáreas registradas por la Semarnat y supervisadas por la Conafor y la Comisión de Recursos Naturales.

[email protected]