Para la portada más reciente de la revista New Yorker en conmemoración de el Día de Martin Luther King Jr, el artista Mark Ulriksen decidió reclutar a activistas modernos para crear una imagen política impactante.

“¿Qué estaría haciendo King si estuviera aquí hoy?” se pregunta Ulriksen sobre su último trabajo.
“Estoy seguro de que si King estuviera presente, estaría decepcionado por el lento ritmo del progreso: dos pasos adelante, 20 pasos atrás”, dijo el artista radicado en San Francisco.

En la imagen de portada, titulada “En batalla creativa”, King está con una rodilla en el suelo y flanqueado por el ala defensiva de los Seahawks de Seattle, Michael Bennett, y el ex mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, cuyas protestas contra la violencia policial hacia los afroamericanos durante el himno nacional provocaron el movimiento #TakeAKnee en apoyo al de Black Lives Matter.

El día de Martin Luther King Jr se celebra el próximo 15 de enero; la ronda divisional de los Playoffs de la NFL son este fin de semana.

Trump, quien ha rechazado rotundamente #TakeAKnee, fue recibido el lunes con una mezcla de vítores y abucheos mientras salía al campo para la ceremonia del himno nacional durante un juego de campeonato del futbol universitario entre los equipos de Georgia y Alabama, encuentro que se disputó en Atlanta.

Flanqueado por miembros del cuerpo de estudiantes de oficiales de reserva uniformados, cuando suena el himno nacional el presidente mueve los labios en algunas estrofas (en las que no está claro si pronuncia las palabras correctas) y en otros momentos se calla, sonríe ante las ovaciones y mantiene la mano en el pecho.