La comparación del costo de la vivienda entre diferentes ciudades es una forma de medir la desigualdad, de acuerdo con Robert J. Shiller, premio Nobel de Economía y profesor en la Universidad de Yale, quien escribió un artículo para Project Syndicate en el que aborda la desigualdad que generan los altos precios de las viviendas en muchas ciudades del mundo, en las que las casas y los departamentos se están volviendo incosteables para la mayoría de los habitantes de ingresos medios.

NOTICIA: Hay optimismo en el sector inmobiliario

Para el laureado con el máximo galardón a la disciplina económica, las consecuencias de estos altísimos precios de las viviendas en muchas ciudades del mundo no son solamente de tipo económico, ya que las personas que vivieron en una ciudad durante dos o más generaciones serán expulsadas del lugar en el que han vivido toda su vida, con lo que las ciudades corren el riesgo de perder su identidad y su cultura.

A medida que estas personas se van, una ciudad cara se convierte gradualmente en un enclave de hogares de altos ingresos y comienza a asumir sus valores , dijo Shiller. La división geográfica de las personas de acuerdo con su nivel de ingreso además de entrañar un profundo clasismo, puede empeorar el riesgo siempre latente de polarización y conflicto social.

Un ejemplo de este fenómeno es Hong Kong, cuyo impulso de los principios de libre mercado en relación con la tierra y el desarrollo de vivienda ha generado una situación insostenible en la que es prácticamente imposible para la gente común comprar una casa, de acuerdo con el director del Instituto Global para el Mañana, Chandran Nair, en un artículo para The Huffington Post.

Robert J. Shiller hace referencia a la Encuesta Demográfica Internacional sobre Asequibilidad de la Vivienda, la cual demuestra que en la actualidad existen ya disparidades masivas en muchas de las ciudades más grandes del mundo. La encuesta realiza la relación de los países en los que es menos asequible al calcular la proporción entre los precios medianos de la vivienda y la mediana de los ingresos familiares. Si la proporción es muy alta, esto implica que los habitantes de la ciudad sufren presiones por los altos precios de la vivienda.

NOTICIA: ¿Cuáles son las zonas más limpias de la CDMX?

El primer lugar lo ocupa Hong Kong, con una proporción de 18.1, esto implica que pagar una hipoteca de 30 años de una casa de precio medio costaría a un comprador de ingresos medianos más de la mitad de sus ingresos y eso sin intereses , explica el premio Nobel de Economía. La lista continúa con Sydney, Australia (12.2); Vancouver, Canadá (11.8); Auckland, Nueva Zelanda (10); San José / Silicon Valley, en California, Estados Unidos (9.6); Melbourne, Australia (9.5), y Los Ángeles, California (9.3).

Entre las causas de los altos precios de las viviendas en estas ciudades el Nobel de Economía argumenta las barreras a la construcción en estos países por parte del gobierno. Shiller expone los datos del economista del MIT, Albert Saiz, sobre las principales ciudades en Estados Unidos, los cuales evidencian que las restricciones físicas a la construcción incluso las naturales, como los ríos o las montañas están relacionadas con el aumento de los precios de las viviendas.

Pero las principales limitaciones a la construcción no son físicas ni naturales, sino políticas. Si se invirtiera una importante cantidad de recursos en la construcción de viviendas de precio medio, esto tendría un efecto sobre las personas de medianos ingresos que quieren comprar una vivienda. Los actuales dueños de casas de alto precio tienen poco incentivo para apoyar tal construcción, lo que disminuiría el valor de su propia inversión. De hecho, su resistencia puede ser tan intratable como el borde de un lago. Como resultado, los gobiernos municipales pueden no estar dispuestos a otorgar permisos para expandir la oferta , explicó el economista de la Universidad de Yale.

En este sentido, las viviendas de ingresos medianos son el elemento fundamental para hacer que las personas no se vean expulsadas de sus propias ciudades. Para el Nobel de Economía, muchas de las ciudades que están experimentando altos precios en la vivienda y que por tanto, están expulsando a buena parte de su población, son en realidad grandes empresas que tienen importantes restricciones de proveeduría y que carece de humanidad y diversidad.

NOTICIA: Inmobiliarios chinos quieren invertir en Centro Histórico de Puebla

[email protected]