La tercera parte de "Toy Story" podría ser la última. No hay planes para una cuarta parte y yo la filmé pensando en concluirla, con Andy ya grande y despidiéndose de sus juguetes , dijo el director Lee Unkrich, alumno aplicado de ese genio llamado John Lasseter.

No es un problema de creatividad. Concluir o continuar con una de las franquicias más millonarias en la historia de Hollywood depende de que sus creadores, Pixar y Disney, se puedan poner de acuerdo y no terminen despedazándose.

Pocos se enteraron, por ejemplo, que Disney estaba ya preparando el rodaje de "Toy Story 3" pero sin Pixar, contó Unkrich.

Y que Pixar estaba listo para demandar a su socio y romper la sociedad más lucrativa de la industria.

Desde que hicimos "Toy Story 2" estábamos listos para filmar "Toy Story 3", pero no se podía, por la manera en que estaba redactado el contrato, no fue hasta que Disney compró a Pixar que la pudimos hacer , dijo.

Para ser exactos les tomó 11 años volver a redactar el contrato y apaciguar los ánimos entre los dos estudios.

Lo demás, el resultado final, se podrá ver en pantalla a partir del 18 de junio, día del estreno de "Toy Story 3" en todo el país.

La aspiración de Unkrich es que la película de los juguetes ayude a que los niños dejen los videojuegos y vuelvan a los juguetes. ¿Por qué? Porque los juguetes estimulan la imaginación, y los videojuegos no, explicó el director.

En los videojuegos los niños juegan con las reglas de otros , indicó.

Con los juguetes sucede todo lo contrario, son los niños los que tienen el control de sus fantasías.

Los niños tienen poco control de sus vidas, siempre se les dice qué es lo que tiene que hacer. Cuando juegan si tienen todo el control , dijo

El cineasta dijo también que Pixar no hace películas para ganar dinero, las hace para contar historias.

Tampoco les preocupa tanto la tecnología, dijo el director, lo importante son los sentimientos que los personajes transmiten, agregó.

Cuando trabajo con un animador no le digo cómo se deben mover los monitos, lo que digo es ¿qué es lo que piensa o siente? aclaró.

Cuando John Lasseter visitó por primera vez México para presentar "Cars" (2006), cargaba un maletín lleno de carritos, los mismos personajes de la película, e invitaba a todos a jugar con él y Rayo McQeen.

Lee Unkrich carga a Bebote, un mono de plástico para niñas de los de antes, que chupaban mamila y hacía pipí. Es una miniatura y después de cada conferencia, el cineasta invita a cada uno de los reporteros a tonarse la foto con el monito.

Dice Unkrich que es para el recuerdo. En realidad es para que todos, de alguna manera, sientan que son parte de "Toy Story 3". Una idea genial, sin duda.

jbadillo@eleconomista.com.mx