El gobierno chino tomó este martes nuevas medidas de confinamiento que afectan a millones de personas en regiones cercanas a Shanghai, su corazón económico, con el fin de impedir el avance del nuevo coronavirus, que sigue propagándose y ha matado ya a 490 personas en el país.

El número de casos confirmados de contagio en China alcanzó 24,324, informó este miércoles la Comisión Nacional de Salud.

La cuarentena afecta a unos 12 millones de personas, todas ellas en la provincia de Zhejiang, al este de China.

Hasta ahora ya había más de 56 millones de personas confinadas en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, el epicentro del brote.

Entre tanto, en Hong Kong se informó del fallecimiento de un hombre de 39 años que había estado en Wuhan en diciembre. Se trata del segundo deceso fuera del territorio continental chino; el primero fue en Manila, Filipinas.

Hong Kong ha tomado medidas extremas para impedir el contagio y sólo dejó abiertos dos puentes de paso terrestre con China continental.

La cifra de muertos es superior a las provocadas hace casi 20 años por el síndrome respiratorio agudo severo. Sin embargo, el nuevo coronavirus tiene una tasa de mortalidad inferior.

La Organización Mundial de la Salud, que declaró la semana pasada el estado de emergencia sanitaria mundial, indicó que por el momento “no se está en una situación de pandemia”, un término que se aplica a la propagación mundial con múltiples focos.

El Congreso de la Ciudad de México pidió a la Secretaría de Salud capitalina que informe de las medidas tomadas tras la declaración de emergencia. “Estamos ante un escenario de crisis mundial. La Ciudad de México debe estar preparada”, alertó el diputado Jorge Gaviño.