Los tres amigos de 18 años están a punto de separarse para ir cada uno a diferentes universidades, pero el domingo estos ávidos seguidores de Batman no dudaron dónde querían estar: juntos, en el cine, viendo The Dark Knight Rises (El Caballero de la Noche asciende).

Lo que ocurrió en Colorado fue horrible, pero ese tipo era sólo un psicópata , dijo Sahil Agrawal, del condado de Queens en Nueva York, esperando con sus amigos David Kim y Danny Wong el inicio del filme en una sala de cine Imax en el Upper West Side de Manhattan. Esto no iba a cambiar nuestros planes , aseguraron.

El trío fue un reflejo de las hordas de fans que atestaron las salas de cine en Estados Unidos el fin de semana pese a la matanza del viernes en Colorado.

CON TODO, ROMPE RÉCORD

La película recaudó, según informó Warner Bros. ayer, 160.8 millones de dólares durante el fin de semana, convirtiéndose en el estreno con mayor recaudación para una película que no está en 3D, pero quedó ligeramente por debajo de las expectativas (entre 170 y 200 millones) tras el tiroteo.

The Dark Knight Rises tuvo el debut más taquillero en 2D, por encima de su predecesora The Dark Knight. También le da a la película la tercera mayor recaudación después de las películas 3D The Avengers con 207,4 millones y Harry Potter y las reliquias de la muerte: Parte 2 con 169,2 millones.

MÁS ALLÁ DEL TIROTEO

Los fans parecieron determinados a mirar más allá del tiroteo.

No voy a dejar que un loco que le dispara a la gente dicte lo que voy a hacer , dijo Ron Bondy, de 36 años, en Bismarck, Dakota del Norte, en un sentimiento que resonó por todo lo largo y ancho de Estados Unidos.

No es que no haya habido reparos entre los asistentes al cine. En la misma sala en Bismarck, Jen Jackson le había insistido a su esposo: se iban a sentar en la última fila en caso de que necesitaran salir rápidamente de la sala. La arquitecta de 29 años también renunció a las palomitas de maíz, no como una precaución, sino porque los nervios le robaron el apetito.

Para ser honesta, tengo un poco de miedo , dijo Jackson. Había dudado de ir al cine por completo. Su esposo, Patrick, a su lado, se mostró pragmático: No creo que nada pase en Bismarck .

Katie Birkel no tenía intenciones de perderse la ocasión. Fue a una función de la cinta en Manhattan con tres amigos para celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Birkel dijo que se sintió inspirada por una declaración del director de la película, Christopher Nolan, tras la tragedia ocurrida en una función de medianoche en Aurora, Colorado.

Dijo que la idea de una película es que la gente se reúna a compartir una experiencia , apuntó Birkel, de 28 años. Yo estoy de acuerdo con eso .

Mike Sumner, a unos metros de ella y luciendo una camiseta de Batman, dijo que se sintió cómodo al ver a policías afuera del cine. Colorado fue un incidente aislado , expresó. No temo que haya copiones. Además, soy neoyorquino. Siempre estamos alerta .

La policía también estuvo presente afuera de un cine en McAllen, Texas, cerca de la frontera con México, donde un agente desvió firmemente a los vehículos que intentaron detenerse frente a la entrada.

Adentro, Juan Carlos Rivera esperaba con su suegra y su esposa. El residente de Brownsville, de 38 años, dijo que la familia era gran admiradora de las primeras dos películas y que no quería perderse el estreno de la tercera.

Uno no puede dejar que un acontecimiento aislado lo aterrorice , comentó, añadiendo que probablemente se sentaría junto al pasillo pero no por temor, sino porque su esposa embarazada podría necesitar ir al baño.

Si en algo coincidieron la mayoría de los cinéfilos, es que el ataque perpetrado pudo haber pasado en cualquier momento y en cualquier lado.

En el centro de Manhattan, Devin Favors, de 24 años, de Brooklyn, dijo que compró su entrada la semana pasada pero que aun si no lo hubiera hecho, nada lo habría detenido de ver la cinta.