Antes te gustaba la lluvia, de Lot Vekemans, dirigida por Hugo Arrevillaga, y Un hombre ajeno, escrita y dirigida por Alejandro Ricaño, son dos obras teatrales muy conmovedoras. Ambas tratan de temas profundamente emotivos: la pérdida, el amor, la sensación de estar lejos de todo y de todos, y la soledad existencial. Son dos de esos raros logros en los que llorar y reír se llevan bien.

¿HAY UNA MANERA CORRECTA ?DE VIVIR EL DUELO?

Una pareja pierde a su hijo. Así, un hecho como cualquier otro. Un niño pequeño es atropellado y el mundo no deja de girar. En el mundo al mismo tiempo miles de niños mueren y miles de padres tienen que sobrevivir.

Como ellos, en algún cementerio europeo, una pareja sufre. Han pasado varios años de aquel día triste en que muriera Jacobo. Sus padres perdieron a su hijos, se perdieron a sí mismos y luego se perdieron uno al otro.

Ella (Arcelia Ramírez) se quedó en la misma ciudad. Él (Juan Manuel Bernal) se fue a Francia. No se han visto ni han hablado desde que él hiciera sus maletas y se fuera, hace casi 10 años. Pero hoy se encuentran en el cementerio, porque una fuga de residuos tóxicos de una fábrica cercana ha obligado a que las tumbas sean reubicadas.

Nadie sabe, en realidad, lidiar con el duelo. ¿Es más correcto sentir el dolor con toda la intensidad durante mucho tiempo, como ella, o dejar que se vaya agotando, esconderlo bajo una capa de razón, como él? Ella se ha amargado y él nunca se dio tiempo de llorar.

El duelo no tiene distancia , como escribió Joan Didion. El duelo siempre nos toma por sorpresa, viene y se va, como oleadas de emoción que nos sobrecogen.

Los dos personajes de Antes te gustaba la lluvia son dos personas normales que lo único que quieren es dejar de sufrir. Volver al hogar, ahí donde la vida puede seguir como antes... Pero nunca vuelve a ser como antes, ¿no? El dolor de la pérdida transforma químicamente.

Y volver a descubrir la alegría de vivir puede ocurrir de la manera más inesperada. Puede ser una canción. Puede ser cantar It must be so , el bello clásico de Leonard Bernstein: Hay dulzura en cada tristeza , le canta él a ella, cuando al final de una larga discusión, un ajuste de cuentas, al final se abrazan en nombre de lo que alguna vez fueron.

Con Antes te gustaba la lluvia, el director Hugo Arrevillaga vuelve a tocar los centros emotivos del público como en Incendios.

Podría definirse como intensa y cálida, como un llanto reparador.

EL HOMBRE QUE ?NO ESTABA AHÍ

Alejandro Ricaño es el dramaturgo de moda. Sus obras resultan igualmente atractivas a un público amplio, que al muy esnob y endogámico grupo conocido como gente de teatro . En los últimos años ha tenido varios éxitos, el más importante Más pequeños que el Guggenheim, comedia sobre la amistad y el fracaso.

Algo que Ricaño sabe hacer es al mismo tiempo invocar a la risa y al llanto.

Sus personajes suelen ser tiernos y patéticos en la misma escena; suelen ser gente de poca monta que, sin embargo, llevan en sí mismos la posibilidad de la grandeza de la experiencia humana. Aunque suene grandilocuente.

Un hombre ajeno es como un monólogo a tres voces. José María Yázpik, Osvaldo Benavides y Adrián Vázquez interpretan a un hombre que lleva sobre sí una armadura de 10 centímetros de grosor. Su vida está llena de eventos tristes. Un día decidió huir a Nueva York. Como muchos antes que él ha descubierto que la desolación tiene visa y pasaporte y sabe cómo meterse dentro de uno.

Un día regresa a México sólo para ser testigo de la muerte de su padre, reencontrarse con su amor platónico de la primaria y verla a ella, la mujer con la que vivió y sufrió durante su vida adulta.

Chistosa y un tanto manipuladora, como si quisiera ser emotiva a fuerza, Un hombre ajeno es una parábola del desencanto.

Esa armadura de 10 centímetros de grosor también es una prisión. ¿Cómo liberarse? La imposible y triste verdad es que en muchos casos sólo decir adiós a todo es la única libertad a nuestro alcance.

Antes te gustaba la lluvia

Foro Shakespeare. ?Zamora 7, Condesa

Del 21 de febrero ?al 12 de abril

Viernes, 8:45 pm. Sábados, 7 y 9 pm. Domingos, 6 pm

Boletos: $300

Un hombre ajeno

Sala Chopin. Álvaro Obregón 302, Roma.

Viernes, 8:30. Sábado, 7 y?9 pm. Domingo, 6 pm

Boletos: $350

[email protected]