Una osa polar hambrienta, visiblemente agotada y aparentemente enferma se ha alejado cientos de millas de su hábitat natural del Ártico, hacia la principal ciudad industrial rusa de Norilsk, en el norte de Siberia indicaron las autoridades locales.