Este miércoles, a las 06:55 horas tiempo de la Ciudad de México, fue liberado el nanosatéite AztechSat-1, y con ello inició oficialmente su misión en el espacio.

“A partir de esta fase, AztechSat-1 buscará intercomunicarse con la constelación satelital Globalstar, a unos mil kilómetros por encima de su órbita, para avanzar en el experimento que busca permitir a los nanosatélites dejar de depender exclusivamente de sus estaciones terrenas para transmitir información”, explicó Salvador Landeros Ayala, director de la Agencia Espacial Mexicana (AEM).

A través de un comunicado, el funcionario federal reiteró el esquema de trabajo programado en cinco fases para el AztechSat-1. La primera, explicó, será su desarrollo, que logró aprobar múltiples y estrictas pruebas de la NASA.

La segunda fase fue su lanzamiento, que se logró exitosamente el 5 de diciembre pasado desde las instalaciones de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida, a bordo del cohete Falcon 9 de Space X, la compañía que dirige Elon Musk.

El tercer hito fue su llegada a la Estación Espacial Internacional (EEI) el 8 de diciembre, tras tres días de travesía por el espacio en la cápsula Dragon.

La cuarta fase fue precisamente el despliegue o colocación en órbita de este miércoles y la quinta, que completaría el porcentaje de éxito de este proyecto, será la interconexión satelital, que se desarrollará a lo largo de aproximadamente seis meses.

El satélite cuenta con dos sistemas de radiofrecuencia, con uno, buscará enlazarse con la Estación Terrena UPAEP (con respaldo de la Estación de la UNAM), y con el otro, con Globalstar.

El dispositivo orbitará cerca de seis meses la Tierra con una velocidad aproximada de 27,000 kilómetros por hora (unos 7.6 kilómetros por segundo), hasta concluir su misión, tras lo cual seguirá un protocolo programado para desintegrarse al entrar en contacto con la atmósfera terrestre.

El director general de la AEM aseguró que AztechSat-1 hace historia como una experiencia invaluable, por la colaboración que ha significado entre los actores del sector, como agencias espaciales, universidades y empresas, para el diseño, construcción, pruebas y operación articulada de proyectos espaciales.

rrg