Las mujeres hoy seguimos sin estar suficientemente representadas en la vida pública y profesional, especialmente en ciencias, donde el techo de cristal continúa siendo una realidad. En la actualidad, sólo 28% de los científicos son mujeres y 3% de los Premios Nobel de Ciencias se otorgaron a mujeres desde que comenzaron los premios en 1901.

Incluso la UNESCO afirma que 75 millones de mujeres en todo el mundo no saben leer ni escribir. El analfabetismo es un problema que afecta a los sectores más pobres de la sociedad en todos los países. Además, tiende a transmitirse de generación en generación, ya que las jóvenes de familias desfavorecidas abandonan la escuela temprano para trabajar y ayudar a sus familias, reduciendo drásticamente sus posibilidades de un trabajo mejor remunerado y haciendo que sea más probable que sus propios hijos abandonen la escuela.

A pesar de esto, hay muchas mujeres científicas y elevar su perfil es vital para promover una mayor igualdad de género en la ciencia. Es por ello que se creó el premio L'Oréal-UNESCO Por las Mujeres en la Ciencia. Durante los últimos 20 años, este programa ha elevado el perfil de 102 galardonadas y ha apoyado a más de 3,000 mujeres científicas jóvenes, ayudándolas a beneficiarse de un mayor reconocimiento dentro de la comunidad científica.

El 22 de marzo, cinco destacadas científicas recibieron el premio que consta de 100,000 euros por su contribución en los campos de la medicina, la paleontología, la biología molecular, la ecología y la biología del desarrollo.

Ellas son: Heather Zar, por establecer un programa de investigación de vanguardia sobre neumonía, tuberculosis y asma, salvando la vida de muchos niños en todo el mundo. Mee-Mann Chang, por su trabajo pionero en los registros fósiles que conducen a ideas sobre cómo los vertebrados acuáticos se adaptaron para vivir en la tierra. Dame Caroline Dean, por su investigación pionera sobre cómo las plantas se adaptan a su entorno y al cambio climático, lo que conduce a nuevas formas de mejoramiento de cultivos. Amy T. Austin, por sus notables contribuciones a la comprensión de la ecología de ecosistemas terrestres en paisajes naturales y modificados por humanos y Janet Rossant, por su excelente investigación que ayudó a comprender mejor cómo se forman los tejidos y los órganos en el embrión en desarrollo.

México presente

Estas becas se otorgan anualmente en ceremonias nacionales y regionales celebradas en 117 países. Una de las ganadoras de la beca L'Oréal-UNESCO en México, la Dra. Selene Fernández fue reconocida como una de las 15 científicas "International Rising Talents". Ellas son mujeres que tienen un futuro promisorio en el mundo de la ciencia y serán apoyadas a través de mentorias y capacitación adicional.

Selene fue galardonada en 2016 en la versión México por su trabajo “Validación de la existencia de dominios de pegado a proteínas en un RNA largo no codificante”. Su interés por este estudio surgió a partir de la premisa de que el ARN largo no codificante cambia su secuencia rápidamente a pesar de tener importantes funciones en la célula, razón por la cual no muchos investigadores hacen de esto un objeto de estudio.

Hizo referencia a que alrededor del 80% de las evoluciones en enfermedades como diabetes, cáncer o algunas otras enfermedades crónico degenerativas, están en regiones que no se codifican del ADN, muchas de las cuales se transcriben, es decir, se convierten a ARN.

Dra. Selene Fernández

Selene es una bioinformática científica de datos genómicos. Fue repatriada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y hoy es investigadora en la Unidad de Genómica Avanzada (por sus siglas UGA) del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) en la sede de Irapuato Guanajuato.

En 2007 se graduó como licenciada en Ciencias Genómicas por la Universidad Nacional Autónoma de México, en 2013 obtuvo el título de doctora en bioinformática por la Universidad de Queensland Australia y de 2013 a 2015 realizó estudios posdoctorales en esta última institución.

Desde el 2000, este programa destacada los logros de las mujeres más jóvenes que se encuentran en las primeras etapas de sus carreras científicas. “Estas jóvenes son el futuro de la ciencia y reconocer su excelencia ayudará a garantizar que alcancen su máximo potencial”, expresaron las autoridades que otorgan estos reconocimientos.

Tal es la trascendencia de los premios que otorgan estas instituciones que tres de ellas Ada Yonath, Elizabeth H. Blackburn y Christiane Nüsslein-Volhard, han ganado premios Nobel de Ciencias.

Hasta el momento se han apoyado a 3,124 mujeres, premiando a 102 laureadas y otorgando 3,022 becas de doctorado y postdoctorado en 117 países. “Nuestras Laureadas han obtenido una mayor visibilidad, oportunidades de carrera y confianza en sí mismas”.

nelly.toche@eleconomista.mx