Kazuo Ohno, fundador y leyenda de la danza Butoh, cuya figura oscura y decaída evocaba a los horrores sufridos por los bombardeos sufridos por Japón durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45), murió a los 103 años, se informó hoy.

De acuerdo con reportes de la prensa local, el bailarín, a quien se considera fundador de dicha especialidad escénica junto con Tatsumi Hijikata, falleció el martes a causa de una falla respiratoria en Yokohama.

La danza Butoh se caracteriza por los movimientos lentos, en posición casi agachada y realizada casi siempre con la cara pintada.

Este género fue llevado por Kazuo Ohno a los escenarios de todo el mundo y asombró a todos los públicos con presentaciones sobrecogedoras.

El bailarín nacido en Hakodate, Hokkaido, el 27 de octubre de 1906, fue clave en la época formativa de la especialidad, en los años 50 del siglo pasado, y sus actuaciones eran apreciadas cuando él ya había superado los 100 años de edad.

Su arte formó a generaciones sobresalientes de este arte y, a diferencia de Hijikata, cuyo trabajo evocaba la violencia y el desafío, se refería a lo enigmático, aunque al mismo tiempo era provocativo y atrevido.

Una de sus primeras obras fue 'Jellyfish Dance' y entre las más aplaudidas se encuentran 'My Mother', 'Water Lilies' y 'The Road in Heaven, the Road in Earth'.