Millones de personas salieron a las calles el domingo en Nueva York para ondear banderas con el arcoíris, celebrar el movimiento hacia la igualdad LGBT+ y renovar los pedidos de acciones concretas, en lo que los organizadores calificaron como la mayor celebración del orgullo gay en la historia.

Unas 150,000 personas marcharon y un estimado de 4 millones de espectadores conmemoraron el 50 aniversario del levantamiento de Stonewall que generó el movimiento moderno LGBT+, con patrocinio corporativo y protección policial, algo que hubiera sido impensable hace medio siglo.

Desfiles similares se desarrollaron alrededor del mundo, con eventos de celebración en países con democracias liberales y actos en busca de la igualdad en otros lugares.

Macedonia del Norte realizó su primera marcha del orgullo gay el sábado. En Singapur, los manifestantes pidieron que se desechara una ley que prohíbe el sexo gay.

En Turquía, integrantes de la comunidad gay y transexual de Estambul se reunieron el domingo en una pequeña manifestación que culminó con gases lacrimógenos y balas de goma, después de que su marcha anual fuera prohibida por quinto año consecutivo.

"Es difícil para nosotros hoy, pero ¿puedes siquiera imaginar lo que algunas de estas personas sufrieron en el pasado?", dijo Josh Greenblatt, un actor de 25 años que vestía una blusa blanca, jeans rotos, gafas de sol rojas y botas de tacón dorado en el evento en Nueva York.

"No hay otra forma de agradecerles que no sea expresarnos de manera plena, sincera y animarnos mutuamente mientras lo hacemos", agregó.

Greenblatt afirmó que encontró su extravagante conjunto "empoderador" en medio del desnudo de muchos asistentes que celebraron la legalización del topless para mujeres en Nueva York.

Una mujer llevaba un vestido ceñido con un afro arcoíris de unos 60 centímetros de alto. Un hombre sin camisa con alas color arco iris y zapatos altos con plataforma blanca caminaba por Broadway.

"Mucho trabajo que hacer"

El desfile del orgullo gay mundial fue precedido el domingo por una marcha de protesta de miles de personas que rechazaron la presencia policial uniformada y el patrocinio comercial, al tiempo que exigían la igualdad LGBT+.

La Marcha por la Liberación LGBT+ buscó llamar la atención sobre el asesinato de mujeres negras trans, protestar por las detenciones en Estados Unidos de niños migrantes y oponerse a acciones del gobierno del presidente Donald Trump de restringir derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y otros.

Marcharon detrás de una pancarta que decía "Resistimos" y levantaron carteles con declaraciones como "Mi orgullo trans no es marketing comercial".

"Todavía hay mucho trabajo por delante", dijo Damian Otwinowski, de 40 años y proveniente de Londres. "No creo que sea tan igual como pensamos que es".

En la madrugada del 28 de junio de 1969, la policía allanó el Stonewall Inn de Nueva York, aparentemente para cerrar una propiedad de la mafia que vendía licor aguado sin licencia. Pero la redada siguió a una serie de otros bares gay en el vecindario de Greenwich Village y los clientes se defendieron, obligando a la policía a encerrarse dentro.

La CDMX celebró la marcha 41

El sábado por la tarde, los colores del arcoíris pintaron camisetas, banderas, coronas y tenis, que portan los miembros de la comunidad LGBT+, así como familias, amigos y colectivos de apoyo, que este día marcharon del Ángel de la Independencia, en Paseo de la Reforma, rumbo al Zócalo capitalino para celebrar el Día Internacional del Orgullo Gay.

A más de 40 años de la primera Marcha del Orgullo Gay en México, las exigencias aún son el cese de la represión policial, el reconocimiento del matrimonio igualitario en todo el país, y el acceso a la seguridad social para las familias homoparentales y lesbomaternales. 

La marcha, que tuvo este año el lema “Ser es resistir” y de distinguió por una gran presencia de niñas y niños con sus padres, reunió a más de 170,000 manifestantes, según conteos oficiales.