México requiere privilegiar el consenso, el diálogo y la participación de la sociedad para concretar una reforma del Estado que permita aprovechar con mayor imaginación y audacia el potencial de los sectores social, económico y político , aseguró Benjamín González Roaro al presentar su más reciente obra denominada Propuestas para el país que necesitamos.

Inmerso en la necesidad de una consolidación democrática, en el quebranto de la población, derivado de la lucha contra la delincuencia organizada, y la búsqueda de un nuevo rumbo que lo asiente en el progreso económico y el bienestar social, México enfrenta los desafíos del siglo XXI anhelante y con gran expectativa: ¿Qué acciones tomar para alcanzar un desarrollo sostenido? ¿Qué medidas tomar para que en nuestra sociedad prevalezca la igualdad de oportunidades? ¿Cómo enfrentar el rezago educativo y la desconfianza en las instituciones? ¿Qué mecanismos activar para impulsar la creación de empleos? ¿Cómo combatir la desigualdad social?

Consciente de los numerosos retos que enfrenta nuestro país, Benjamín González Roaro responde a éstas y a otras cuestiones con el fin de promover alternativas para el crecimiento económico de México, opciones para la transformación democrática e ideas precisas para el aprovechamiento de nuestros recursos y la tecnología; advierte sobre la urgencia de ocuparse con mayor responsabilidad de las inversiones, los tratados comerciales con otros países y propone alentar el diálogo entre sindicatos, instituciones, representaciones políticas y ciudadanos, para lograr una sociedad plural .

Propuestas para el país que necesitamos ofrece los primeros trazos para la creación de un México productivo y vigoroso; insiste en la creación de políticas públicas que satisfagan las demandas de trabajo, salud, alimentación y cultura de la población, y en la obligación del Estado de trabajar profundamente en materia de seguridad social. El autor concluye con la noción de que sólo mediante la unidad, el compromiso, la tolerancia y el respeto entre gobierno y ciudadanos, se podrá trabajar en la construcción de un país libre y justo.