La Noche del pasado 15 de mayo el Palacio de Bellas Artes fue escenario de lo que se publicitó como el Homenaje al Apóstol Naasón Joaquín García, líder religioso que encabeza la iglesia cristiana internacional La Luz del Mundo, con 15,000 templos en más de 50 países y una feligresía declarada de 5,000 millones de creyentes.

El evento no fue anunciado por la Secretaría de Cultura ya que se efectuó con acceso restringido, dijo en entrevista con El Economista la gerente del Palacio de Bellas Artes, Silvia Carreño.

Se hizo la solicitud ante la Secretaría de Cultura (SC) como un concierto de carácter cultural por parte del senador Rogelio Israel Zamora Guzmán, del Partido Verde Ecologista.

Por la renta del espacio la Federación recibió 185,413 pesos, reconoció la funcionaria.

Destacó que de parte de la SC se realizó el trámite correspondiente y negó que se haya celebrado un acto religioso en el espacio público al resguardo del Instituto Nacional de Bellas Artes.

“No se permitió ninguna actividad que no fuera cultural. Al desconocer hasta ese día que querían hacer esa entrega (de un reconocimiento) a esta persona se les dijo que no era posible”.

—¿Les tomó de sorpresa?

Así es, cuando nos enteramos de ello, que fue poco antes del evento, dijimos que no podía llevarse a cabo.

—¿Cuál es el procedimiento para el uso del espacio del Palacio de Bellas Artes?

Generalmente, el procedimiento es a través de una solicitud del evento a la Dirección General de la Secretaría de Cultura, posteriormente se valora la posibilidad de llevarse a cabo si está disponible el espacio y si no afecta el patrimonio.

—¿Ustedes tenían conocimiento de que este evento tenía un corte religioso?

Para nada, de hecho no sucedió así. Se llevó a cabo el evento artístico como lo habían solicitado. Se trataba de una presentación músico-vocal con un coro, una orquesta y una solista cantante de ópera, en el programa sonó Carmina Burana, y la Flauta Mágica, entre otros.

—¿Habrá sanciones administrativas?

Lo desconozco. El procedimiento está hecho correctamente, el engaño (o como lo quieran llamar) fue en el momento en que quisieron hacer ese tipo de cosas y lo pasan y lo manejan al nivel de redes sociales, no se llevó a cabo nada de esa actividad y es triste que nos estén afectando de esta manera porque en ningún momento se planteó.

—¿No pensaron detener el evento?

Se dio nada más lo que fue el evento artístico.

—¿Se canceló una parte?

No cancelamos nada. No se permitió algo que no estaba dentro de lo que se había hablado de inicio. Estaba posiblemente programado una entrega de un reconocimiento pero no de un homenaje, ni un festejo de cumpleaños. Y no sabíamos que estaban determinando a quién le iban a hacer el reconocimiento, nos enteramos ese día que era para el señor Naasón.

—En el anuncio de la secretaría aparecen las palabras “homenaje” y “apóstol”, ¿no pasó por ningún filtro?

Nunca se habló de homenaje, ni apóstol de parte de nosotros en ninguna de las reuniones, ni en ningún documento oficial. Eso no lo hizo el instituto ni la Secretaría de Cultura, no fue hecha por nosotros, alguien en redes sociales utilizó eso indebidamente, aquí no hubo ninguna autorización de eso. Tan es así que no hubo ningún homenaje. Exclusivamente la ópera de la filarmónica de la Marina y de la Asociación de Profesionistas Certificados de México.

—¿El senador Rogelio Israel no ha dado una explicación al giro que tuvo este evento?

Ellos en ningún momento dijeron las condiciones en las que se llevó a cabo, no era responsabilidad de ellos.

—¿Cuánto tiempo fue publicitado este evento por la SC?

Era un evento completamente cerrado por lo que no hubo publicidad y lo que se anunció en las redes sociales no fue responsabilidad de nosotros.

—¿Por qué este evento no se publicó?

Porque era un evento prácticamente con control de acceso.

—¿Quiénes podían acceder?

Se entregaron los boletos al senador y ellos los repartieron. Aquí se rentó el espacio y ellos otorgaron los boletos a quien ellos quisieron. Hay una solicitud por parte de ellos, una vez que fue revisado, se supone que era un evento exclusivamente músico-vocal, se autorizó la tarifa, se depositó.

—¿Consideran que esta actividad no afecta la laicidad de la institución?

No se permitió ningún tipo de actividad que tuviera que ver con algún homenaje, ni religioso.

Uso Indebido: Bolfy cottom

Al respecto, el antropólogo y especialista en legislación cultural, Bolfy Cottom, comentó que hubo un uso indebido de la instalación cultural.

“Para la aprobación de un acto en cualquier recinto de carácter cultural, se tiene que dar a conocer la programación, si no les dan a conocer la programación entonces les están mintiendo, hay un uso indebido de los espacios públicos, culturales en este caso. Que no nos vengan a decir que no conocían la programación, que los agarró de sorpresa, si es así quiero ver cuál es el procedimiento que van a iniciar por lo menos para hacerles llegar medidas de procedimiento a las personas que llevaron a cabo este acto, es decir, si hay una amonestación, si hay una sanción administrativa. Porque si no, esto va a seguir sucediendo”, sentenció.

“Hay que dimensionar la gravedad del uso de los recintos culturales del Estado para celebrar actos marcadamente religiosos. Si hubiese sido el cardenal o algún líder de la iglesia judía, de cualquier manera hubiera sido un escándalo. Es decir, simbólicamente el Estado laico se hace pedazos”, refirió el experto.

[email protected]