Armado de su voz y de sus 23 años, el tenor Luis Chapa (Monclova) decidió un buen día tomar el avión a Europa. Atrás quedaron su carrera de ingeniería, su familia y una parte de su vida. Iba en busca del triunfo y hoy está entre los grandes, a punto de llegar a la cúspide: su nombre aparece ya en las carteleras de los principales teatros de ópera del viejo continente; la crítica le reconoce su calidad y el público le aprecia.

Como ocurrió el 17 de enero, cuando interpretó Otello en el Teatro del Estado de Oldenburg en la Baja Sajonia, con esa voz de tenor spinto que tanto gusta. Desde Alemania, vía telefónica comenta: La respuesta del público fue buena. En cuanto a la crítica, hasta ahora he visto solamente una en Internet, pero son muy buenos conmigo. En cuanto a las revistas especializadas hay que esperar a que salgan. Sé que los críticos estaban muy contentos, muy interesados, porque así lo expresaron en la fiesta que tuvimos después de la premiere .

Aclara Luis Chapa: He hecho cinco producciones de Otello, con las recientes suman ya 60 funciones. He tenido la fortuna de trabajar con grandes directores y siempre buscamos algo nuevo. Otello es un personaje muy profundo. Se puede hacer de manera muy superficial concentrándose en las dos o tres arias que tiene… Pero lo que más me atrae es el aspecto dramático, encontrar los ricos matices del personaje .

En esta ópera hay un dueto de amor que hace el protagonista con Desdémona ( Già nella notte densa… ) que expresa claramente el porqué se enamoró ella de él: Cuando Otello le contaba todas sus desventuras en el exilio, de cuando quedó huérfano y era esclavo. Ésas son las espinitas refiere Luis Chapa que Otello se trata de quitar. El mismo premio de Otello que es Desdémona se vuelve una llaga en su corazón. Además, Otello es la única persona de color que ha llegado a ser capitán de la armada .

Continúa Luis: Hay muchas tonalidades en el personaje. Hay amor, odio, celos, paranoia, desconfianza y soledad de cuando uno llega a la cúspide de cualquier carrera y no sabe si confiar o no en la gente .

El tenor Luis Chapa nos platica su historia, una historia de lucha y tesón, de cómo se fue del norte de México para llegar a las ligas mayores del canto en Europa: En realidad fue la arrogancia de la juventud… Una vez que me gradué de Ingeniería dije: vamos a ver si la ópera tiene algo para mí. Mi conclusión fue muy clara: la ópera siendo un arte europeo se debía tratar en Europa. Así, armado con mis 23 años (risas) agarré un vuelo.

Realmente me vine a la aventura.

Tenía contacto con un profesor de canto. Traté de conseguir becas. Pero todo eso se cayó cuando llegué a Alemania y me encontré con la realidad de que una vez estando aquí la prioridad no eran las clases, sino comer. Me puse a cantar en bares y donde encontrara trabajo. Así pasaron seis o siete meses. En ese tiempo conocí a un gran maestro. Desafortunadamente falleció. Esto motivó que me fuera a estudiar a Inglaterra con gente que seguía su misma tradición vocal .

Luis Chapa recuerda: En mi casa nadie se dedica a la artisteada. Somos cinco hermanos, cuatro varones y una mujer; todos, ingenieros, incluido mi padre. Yo cantaba en el coro de la iglesia y en el coro del colegio. Todo empezó en la época de la universidad cuando en mi tiempo libre empecé a ir a la Escuela Superior de Música a clases de guitarra. Alguien me escuchó y dijo que yo tenía voz de tenor. Fue un descubrimiento. Me enamoré de la ópera.

Empecé a hacer personajes dramáticos desde muy joven. No es que yo los buscara, sino que para ellos me contrataban. De entrada me pidieron hacer Pagliacci, Trovatore. Bueno he tenido mucho trabajo desde que empecé y gracias a Dios ya se empieza a notar, muchos años después.

Como te digo, nunca hice el esfuerzo de ir a México (DF) a audicionar. Pero, bueno, me interesaría cantar allá. Yo platiqué con Octavio Sosa y me dio la impresión de que sabía de mi trabajo .

En Alemania, Luis Chapa tendrá 10 funciones de Otello. La semana que viene empieza ensayos de La dama de picas de Tchaikovski, en Friburgo. Y en mayo de este año estará en Monterrey, con la Sinfónica de Nuevo León, para cantar la Octava de Mahler.

[email protected]