En contra de lo que se suele decir, que los mexicanos no leemos, el segundo lugar del gasto en bienes culturales que se hace en México, aunque con una muy considerable diferencia del primero, se hace en material de lectura.

Según datos de la Cuenta Satélite de Cultura (CSC), realizada por el INEGI y dada a conocer en días pasados, en México se gastaron 217,073 millones de pesos en bienes culturales durante el 2011, de los cuales la gran mayoría (casi $179,000 millones) fue para comprar artesanías.

En segundo lugar, aunque sea casi 20 veces menor, estuvo el material de lectura (libros, periódicos y revistas), con un gasto de 10,730 millones de pesos que superó incluso a la venta de equipo de transmisión y recepción de señales de radio, televisión y comunicación inalámbrica casi por doble, aunque si a este último se le suma el rubro equipo de audio y video, sí resulta ser mayor.

Destaca que el material de lectura es el único rubro entre los bienes culturales que incluye gasto gubernamental notable (por 1,716 millones de pesos). Aun así, el gasto de los hogares llegó a $8,759 millones y sólo es rebasado por el rubro de aparatos y películas fotográficas con un gasto de $8,813 millones.

La CSC aporta datos del 2008 al 2011, y si bien las cifras difieren un tanto, las proporciones y los resultados en general son bastante similares, salvo por el hecho de que fue sólo hasta el último año considerado que el gasto en los hogares en aparatos y películas fotográficas superó al de libros, periódicos y revistas.

Sin embargo, cuando se compara con el apartado de servicios, el gasto en lectura se queda corto ante el que se hace en televisión y otros servicios (el rubro con el primer lugar en el apartado), que asciende a 38,269 millones de pesos, cuatro veces lo que se gasta en material de lectura. Y este gasto lo realizan los hogares en su totalidad.

El segundo lugar en servicios es cantantes, grupos musicales, artistas, escritores y técnicos independientes, con 22,086 millones de pesos.

manuel.lino@eleconomista.mx

Gasto en bienes culturales