Las redes alimentarias alternativas son iniciativas pensadas desde la sociedad civil; éstas buscan crear una comercialización de productos que vienen del campo y que son trabajados por productores mexicanos. Se busca que al momento de hacer la comercialización de sus productos se pueda tener un comercio justo con un pago que corresponda a lo que implica la producción de este tipo de alimentos, en los que se cuida mucho el procedimiento libre de agrotóxicos y que a la vez son respetuosos de la naturaleza y la tierra.

Luisa Daniela Esteva de la Barrera, especialista de la estrategia de comunicación del proyecto GEF de Agrobiodiversidad Mexicana en la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), explica en entrevista con El Economista que este tipo de iniciativas conjuntan los intereses de productores, pero también de consumidores porque la intención de crear estas redes es “que todos nos veamos beneficiados, con mejores productos y sin abusos”.  

Al final lo que se logra es crear una comunidad que busca el bien común, pues las decisiones se toman de manera horizontal. “Ante un panorama como el de la pandemia, en el que sabemos que el tener una alimentación saludable es fundamental para hacerle frente a la emergencia y a la vez apoyarnos, cobra mayor relevancia”.

Con la emergencia sanitaria las necesidades se intensificaron y la Conabio como parte de su proyecto Agrobiodiversidad Mexicana, que impulsa el cultivo de 12 especies originarias de nuestro país, decidió que era un buen momento para impulsar una iniciativa colectiva, la idea es crear un mapa en el que los ciudadanos pudieran ubicar diversos proyectos de productores a través de un directorio.

La manera de ser parte de esta lista es llenando un cuestionario muy sencillo, que incluyen características como buscar el bien común, criterios en la forma en que se cultivan los productos, e interés por comercializar, pero sobre todo fomentar cultivos amigables con el medio ambiente. Luego a través de un comité conformado por diversas asociaciones ajenas a la Conabio, se da el visto bueno para ser agregado al mapa, para que luego el consumidor pueda ubicar a su proveedor más cercano.

“La intención es que más gente se pueda sumar e impulsar este tipo de redes, tener beneficios económicos, sociales y de salud”, concluyó Esteva de la Barrera.

Revivir las chinampas

La chinampa es un método antiguo de agricultura que usa balsas cubiertas con tierra para cultivar flores y verduras. Esta actividad prehispánica sigue siendo una actividad agrícola de gran importancia en Xochimilco, en Ciudad de México, en donde en paralelo enfrentan algunos retos como la optimización de recursos, la distribución y venta de los productos, así como el impacto socioambiental.

El año pasado, Yolcan, una plataforma que conecta agricultores locales, consumidores responsables, académicos y a los mejores chefs de la Ciudad de México, buscó implementar tecnología para mejorar su operación y hacer más eficiente su ecosistema a través de la innovación, así, con la ayuda de AT&T Foundry México, que es un centro de innovación dedicado al desarrollo de soluciones de tecnología para mercados emergentes, desarrollaron una solución enfocada en reducir su brecha digital, mejorar la logística y ampliar la red de colaboradores de Yolcan.

A través de metodologías como Lean Startup y Design Thinking, la ingeniera y coach en innovación del AT&T Foundry, Selene Ugalde, diseñó junto con su equipo una solución enfocada en una aplicación móvil para resolver tres de sus grandes retos: generar una red de colaboración y consumo responsable con productos orgánicos, mejorar su logística e impulsar su proceso de venta y experiencia de compra con los clientes.

“Por medio de la nueva aplicación se hace más eficiente la entrega y llegaremos a más usuarios y clientes”, dijo Antonio Murad, director de finanzas y mercadotecnia de Yolcan México. Esto genera un comercio justo, ecosistema de colaboración, una red de apoyo al campo mexicano a través de la compra previa de cosechas a los agricultores y brindado bienestar a comunidades vulnerables; cuidado medioambiental y negocios sostenibles con una reducción de la brecha digital.

Compra digital de alimentos

La app Yolkan está disponible en la Playstore: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.emqu.Yolcan

Con la nueva aplicación disponible en sistema operativo Android, se puede revisar el carrito de compras, hacer el pedido y customizar la entrega de la canasta Yolcan hasta el punto de encuentro para recolectarla o en la puerta del hogar o restaurante.

nelly.toche@eleconomista.mx