El semanario francés reivindicaba su lado provocador y ello le llevó a ser blanco de amenazas desde el 2006, cuando publicó caricaturas de Mahoma lamentándose por los fundamentalistas. "Es difícil ser amado por idiotas", decía el dibujo en el que el profeta se tapaba la cara con las manos.