Alejo Carpentier es recordado a 112 años de su nacimiento, ocurrido el 26 de diciembre de 1904, por su notable obra como novelista y su papel intelectual en la vanguardista estética cubana con títulos como El reino de este mundo (1949) y El siglo de las luces (1962).

Carpentier es considerado uno de los escritores más destacados de la lengua castellana del siglo XX y uno de los autores más influyentes del llamado boom latinoamericano, junto con el colombiano Gabriel García Márquez, el peruano Mario Vargas Llosa, el argentino Julio Cortázar y el mexicano Carlos Fuentes.

Su literatura era fiel reflejo de lo que alguna vez afirmó en el sentido de que Hispanoamérica era el barroco americano que abre paso a la imaginación y fantasía, basado en un devenir histórico.

Alejo Carpentier y Valmont nació el 26 de diciembre de 1904 en La Habana, Cuba. Fue hijo del arquitecto francés George Julián Carpentier y la profesora rusa Ekaterina Vladimirovna, de acuerdo con la página oficial www.fundacioncarpentier.cult.cu.

Desde los siete años de edad demostró su talento como pianista al interpretar preludios de ?Frédéric Chopin y juegos de pedales con obras de Claude Debussy; sin embargo, su camino por las letras comenzó cuando su padre lo acercó la literatura de Honorato de Balzac, Emilio Zola y Gustavo Flaubert.

En 1911 ingresó al Colegio Mimó de La Habana, institución educativa fundada y dirigida por el doctor Claudio Mimó y Caba. Dos años después viajó a la Rusia pre-revolucionaria, a Francia, Austria y Bélgica.

De regreso en La Habana inició sus estudios de arquitectura y se desempeñó como periodista en revistas como Hispania y Social y carteles.

Tres años más tarde, luego de reconocer que la literatura sería su modo de vida, fue nombrado redactor en jefe de la revista Carteles, hasta que en 1927 fue encarcelado por su actividad política que se oponían al dictador Gerardo Machado, suscribe www.cervantes.es.

Después de ello se establece en París, lugar en el cual hace actividades relacionadas con la música como corresponsal de diversas revistas cubanas.

En 1944 se mudó a Caracas, ?Venezuela, donde se dedicó al periodismo radiofónico y al mismo tiempo fungía como profesor universitario y columnista en distintos periódicos.

Ese mismo año publicó su compilación de cuentos Viaje a la semilla. Le siguió el ensayo La música en Cuba (1946) y la novela El reino de este mundo (1949), en la cual se enmarca la revolución haitiana y desarrolla el concepto de lo real maravilloso.

La definitiva consagración como escritor, destaca el sitio www.biografiasyvidas.com, llegó con la publicación de Los pasos perdidos (1953), novela en la que un musicólogo antillano es el encargado de rescatar raros instrumentos en un país sudamericano.

De su estadía en Venezuela, surgió la idea para la novela corta de El acoso (1956), donde retoma temáticas de política y psicología.

Le siguieron las novelas Guerra del tiempo (1958) y El siglo de las luces (1962). Durante los 70 publicó La consagración de la primavera (1978), Los convidados de plata (1973) y El arpa y la sombra (1979), novela que relata las hazañas y debilidades de Cristóbal Colón.

En 1978, Alejo Carpentier se convirtió en el primer autor latinoamericano en recibir el Premio Cervantes; dos años después obtuvo el Premio Médicis Extranjero.

Carpentier murió el 24 de abril de 1980 en París, dejando profunda huella y siendo considerado como un autor universal.

El legado de Carpentier a la literatura dotó de nuevas posibilidades a los autores latinoamericanos, ya que incluyó nuevas perspectivas a partir de su experiencia, con un mundo novelístico diferente.