Es tiempo de pasar al siglo XXI y buscar medicina que demuestre científicamente su efectividad, dejar a un lado la medicina alternativa, como acupuntura, homeopatía y los productos milagro, porque la salud no se cura con magia, dijo en conferencia de prensa Edzard Ernst, profesor emérito de la Universidad de Exeter, Inglaterra.

El investigador, que está en México por invitación de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación para impartir conferencias sobre sus estudios con respecto a la efectividad de la medicina alternativa, dijo: No creo que exista ningún padecimiento para el cual la medicina alternativa no se haya intentado, porque hay mucha gente que siente que la medicina convencional (alópata) no ayuda lo suficiente .

Esto es muy preocupante porque la gente que está desesperadamente enferma, sobre todo a los que les diagnosticaron cáncer, buscan estas otras avenidas y muchas veces abandonan su tratamiento, lo que hace que pierdan tiempo porque los tratamientos no son efectivos .

SU HISTORIA

El investigador tuvo familia directa que se dedicaba a la medicina alternativa, así que fue homeópata y creció creyendo que este método funcionaba. Se desempeñó como Presidente de la Medicina Física y Rehabilitación en la Universidad de Viena, pero dejó este cargo en 1993 para establecer el Departamento de Medicina Complementaria de la Universidad de Exeter en Inglaterra.

Con este firme convencimiento de la medicina alternativa, comenzó a hacer estudios científicos en 38 modalidades, teniendo como principal eje la homeopatía, con una documentación de 20 años descubrió que los tratamientos sólo eran placebos.

En el 2008, Ernst y Simon Singh publicaron Medicina Alternativa ¿Truco o Tratamiento?, donde hablan, luego de las pruebas científicas, de la falsedad que promueven terapias como la homeopatía, la acupuntura y la reflexología. Por ello, sugiere a los usuarios de este tipo de medicina exigir evidencia de los efectos de las llamadas terapias alternativas, esto tiene que ver con honestidad y no con creencias, con medicina que esté a la altura del siglo XXI .

De su trabajo expresa: Mi investigación se centró en la evaluación crítica de todos los aspectos de la medicina alternativa y no busca impulsar los tratamientos o medicamentos alópatas y descalificar a la medicina alternativa, pero lo que sí se puede reconocer es que gracias a los avances de la medicina convencional se ha logrado incrementar la esperanza de vida.