El reto de los caricaturistas que hacen cartón político es seguir diciendo lo que opinan, de la forma más franca, directa y chistosa posible, afirma Paco Calderón.

El cartonista que de manera regular publica en el periódico Reforma dice que en estos momentos la corrección política es la muerte de la caricatura, sobre todo porque no se entiende que cuando un cartonista hace una crítica a una persona pública no lo hace por su raza, facciones o preferencias, sino por lo que hace.

­—¿Qué tanto ha impactado en su trabajo como caricaturista el hecho de que, ahora con la pandemia del Covid-19, los personajes de los que ustedes hacen cartones, tienen menos actividades, la sociedad a la que describen está confinada y están elementos como la crisis económica?

—La mecánica es la misma. Quizá lo que ha influido es que hay muy pocos actores en la política nacional. Está realmente el presidente, dos o tres pelagatos suyos y fuera de eso no hay mucho reparto. Entonces esto tiende a ser un poco monótono y cansado estar tratando siempre a los mismos personajes, sino que al mismo personaje.

–¿Si a esto le agregamos el elemento de la polarización política, cómo trabajan con eso?

—Uno hace el cartón y le importa un bledo lo que digan los demás, en el twitter si, siempre uno recibe una retroalimentación cada vez más estridente en el caso de los que no le gustan, pero, por otro lado, eso es una buena señal. Yo siempre he dicho que los caricaturistas son como los submarinistas, uno lanza el torpedo y entonces pone el oído al sonar y si oye uno paggggg la explosión del otro lado y se oye como se hunde el barco sabe uno que dio el golpe.

Pues es lo mismo con el caricaturista, el caricaturista lanza su torpedo y si de repente empieza a oír mentadas y gritos y que chayotero y que vitacilina y que si corrupto y todas las tarugadas que dicen, dices este le dolió, este les pegó donde les duele.

En cambio, si uno saca su torpedo y suishshshshshsh y lo avienta no se oye nada, pues ese cartón pasó sin pena ni gloria y no estuvo bueno.

—En los últimos días he escuchado decir que ahora ya no se puede hablar de los gays, gordos, flacos, enanos, altos, porque alguien se molesta. ¿Cómo está el asunto de la corrección política?

—Para mí la corrección política es la muerte de la caricatura. Claro, criticar a una persona, nada más, por ser como es no tiene mucho chiste. Criticar a un gordo por ser gordo, a un pelón por ser pelón o a un moreno nada más por ser moreno es una tontería.

No. El discurso actual es si uno saca un personaje en ridículo y resulta que ese personaje resulta que también es con facciones indígenas entonces uno es un racista por reírse de eso.

No, yo no me estoy riendo de la raza del fulano. Yo me estoy riendo de las estupideces que hace.

Pero, por supuesto, en el discurso político eso no lo manejan así. A mí siempre me ha llamado la atención que por ejemplo uno puede reírse de Elba Esther Gordillo, pero no te ríes porque sea fea, te ríes de Elba Esther Gordillo, por todas las barrabasadas que ha hecho.

Pero cuando la caricaturizas y si el personaje es feo, también la pones fea. Eso es válido, pero cuando ves a la señora Irma Eréndira Sandoval (secretaria de la Función Pública) que, ciertamente no gana concursos de belleza, y la vez meter las patas, la dibujas y entonces te dicen: ah, te estás riendo porque eres un misógino y machista y te burlas porque es mujer.

No, me burlo porque es secretaria de la Función Pública y no está haciendo su chamba.

—En materia de comunicación luego ocurre que la gente lee, escucha o ve lo que confirma sus convicciones, no las que las reta. ¿Esa parte como la ve?

—Siempre ha sido así. No es una cosa de ahora.

Cualquier caricaturista político te puede decir que a quienes les gusta tu trabajo dicen que eres magnifico y que eres el mejor caricaturista de México y un montón de cosas y a los que no les gusta tu trabajo que eres la hez de la humanidad, que eres una porquería, que eres un mediocre.

Yo lo veo como los toreros. Los toreros salen al ruedo a torear el toro, no a oír lo que dicen en la plaza. No a oír los elogios, no a oír los insultos.

El toro es el cartón diario. Sale el tema del día y uno tiene que ir a darle uno o dos o tres trapazos, hacer una buena faena y, al final, presentar un buen cartón.

Los ojos del torero deben estar en el toro, no en el público. Entonces, si tú haces un cartón pensando en que el publico te aplauda, o que en contra del público que te chifla, entonces estás haciendo un mal cartón. Tu tienes que ir tras el cartón.

­—¿Cuáles son los retos para el cartón político?

—Seguir diciendo lo que uno opina de la forma más franca, más directa y chistosa posible.

Realmente en estas épocas del Covid-19, mi preocupación es poder ir a una tienda para artistas y surtirme, aunque está Amazon y estas otras cosas pero en mi caso personas, buena parte de mi inspiración para el cartón consistía en ir a comer con los amigos y eso por lo pronto no se puede.

—¿Cuál es lo valioso del cartón político?

—Que haya muchos, que haya diversidad y que haya muchos puntos de vista. ¿Qué es lo maravilloso del cartón político? Que exista, que exista de chile, dulce y manteca y que cada quien elija la caricatura que le hace gracia.

[email protected]