Como parte de las conferencias, talleres y clases magistrales que ofrecerá el proyecto Despertares Impulsa, en Guadalajara, Jalisco, del 15 al 20 de julio, encabezado por el bailarín jalisciense Isaac Hernández, además de la completa agenda dedicada a las artes escénicas, en especial a la danza, habrá espacio para hablar sobre otras disciplinas creativas, como el teatro, el arte urbano y el cine de animación, en especial, sobre stop motion, el género por rigor más plástico del séptimo arte.

Invitada por el propio primer bailarín del English National Ballet para formar parte del programa, la realizadora Karla Castañeda, especializada en cine de animación y dos veces ganadora del Ariel impartirá a un grupo de jóvenes creadores el taller Cine de animación Stop Motion, el jueves 18 de julio.

En este contexto, El Economista conversa con la creadora acerca de sus previsiones para el encuentro y la mancuerna que recientemente ha gestado junto con el cineasta tapatío Guillermo del Toro, quien este año le pidió que se incorporara al equipo de trabajo de la cinta Pinocho, pero además será el productor del primer largometraje animado de Castañeda y él mismo se propuso para la hechura del guión a cuatro manos.

“Hace 10 o 15 años, cuando cursaba la carrera, me hubiera encantado ir a un taller como éste”, dice la cineasta. “Para planearlo me puse a pensar qué me hubiera gustado saber entonces”, agrega en evocación de sus inicios, mismos en los que, con ese afán por abrirse paso en un gremio que entonces era muy cerrado por sus limitaciones en el país, buscó al cineasta y animador Luis Téllez, quien, por cierto, este año fue ganador de un Ariel por el cortometraje de animación Viva el Rey, pero que en el 2002 ya destacaba por su trabajo como animador del premiado Hasta los huesos.

“Ver las maquetas del bar de Hasta los huesos, donde canta La Catrina, ver cómo animaban, el lip sync, me emocionó muchísimo. Supe que eso era lo que quería hacer. En ese tiempo no había una materia, mucho menos una carrera de animación. No había nada. hoy en día las cosas han cambiado y es muy accesible para los jóvenes que estén interesados. Hay softwares que pueden bajar y se pueden hacer muchas cosas con una camarita o con el celular”, indica.

Karla Castañeda comparte que durante su taller se abordarán temas técnicos del proceso creativo del cine de animación y será posible conocer la esencial parte creativa y presenciar el proceso paciente y preciso de animación en stop motion. “La gente podrá ver una maqueta y conocer cuánto realmente puedes animar en tres horas. Habrá mesas de trabajo donde vamos a ver diferentes técnicas de animación: de recorte, con estructuras más profesionales, marionetas o pixelación”.

Agrega que quiere hacer de su taller un punto de detonación para que los jóvenes interesados en el stop motion conozcan la diversidad de campos de especialización en los que se puede aportar: fotografía de animación, diseño de marionetas, creación de vestuario de personajes o dibujo, y varios más.

Del toro se lo propuso

“Hay muchos animadores mexicanos que ya estamos dando el brinco para hacer largometrajes”, comparte Castañeda. Mucho de esto, razona, se debe a la apertura que ha tenido la industria mexicana hacia este tipo de arte de la paciencia; pero reconoce que también se debe al impulso de cineastas como Guillermo del Toro, con quien ha generado buenas sinergias en los últimos meses.

“Voy a trabajar con Guillermo en el departamento de Arte de Pinocho. Además estamos coescribiendo mi largometraje”, explica. “Es algo que jamás pensé que me pasaría. Admiro a Guillermo de toda la vida. Me dijo: ‘Te voy a producir tu largo pero también quiero coescribir porque me gusta involucrarme en los proyectos desde que nacen’. Y ni siquiera me quiero adelantar más porque estoy disfrutando tanto el escribir con él”, refiere.

Comparte que ha sido en este proceso creativo que ha confirmado la afinidad que tiene con Del Toro en visiones creativas. “Siempre estamos trabajando en vivo y si no, tenemos una franca comunicación. Nos complementamos mucho”.

Consultada por este diario sobre la temática del largometraje, se limitó a adelantar que con Del Toro acordó contar una historia sobre la ausencia.

“Vamos tomando nuestro tiempo. Tanto a Guillermo como a mí nos interesa que haya detrás una historia donde cada elemento tenga un por qué y no se trate nada más sobre la técnica por la técnica. Estamos creando personajes fantásticos; esa parte está muy presente y la animación se presta para hacerlo: crearlo todo de la nada”.

En este marco referencial de las artes jaliscienses, Castañeda reconoce que “los ojos del mundo están volteando a ver a Guadalajara. Me escribe gente de todas partes para preguntarme sobre El taller del Chucho (la escuela de cine de animación creada por Guillermo del Toro). Tanto él como Isaac, desde sus trincheras, están generando eso. Ambos vuelven a su ciudad para poner una semilla para que ésta empiece a dar frutos. Hay muchas cosas que están cambiando aquí y la gente de fuera lo nota”.

Asegura que coincide con Del Toro al explicar que “cuando cambias la vida de una persona, cambias la vida de toda una generación”.

Eso, afirma, es lo que pretende provocar en su taller dentro de Despertares Impulsa, devolver esa semilla que artistas como el ganador del Oscar por La forma del agua depositaron en esta generación de creadores que es el fruto de un semillero anterior.

¿Quién es Karla Castañeda?

La artista multidisciplinaria jalisciense, en el 2007, dirigió su ópera prima, el corto animado Jacinta, ganador del Ariel al año siguiente como Mejor largometraje de animación, y del metraje corto La noria, merecedor del mismo galardón en el 2013.

Ha sido jurado de festivales internacionales de cine como los de La Habana, Guadalajara o Guanajuato; además de integrar el jurado para la Convocatoria del Programa de Estímulo a Creadores Cinematográficos, en la categoría de Escritura de guion y argumentos. Integra el departamento de Arte de Pinocho, la próxima cinta de Guillermo del Toro.

[email protected]