Ya se habían registrado los 18 meses más secos en la historia australiana, además de una baja en la humedad relativa, por lo que había una gran vulnerabilidad de los ecosistemas. Esto generó un hábitat propenso al fuego, temperaturas extremas y una gran sequía, más la inacción del gobierno australiano, las consecuencias: “una catástrofe, sólo comparada con un holocausto nuclear”, aseguran especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Desafortunadamente no se ha llegado ni a la mitad de la temporada convencional de incendios, y más de 10% de los instrumentos de monitoreo en la zona se han perdido con las llamas, por lo que el riesgo aún es alto y los impactos desconocidos", aseguran.

"Hay que esperar a la capacidad regenerativa del entorno, aunque podría ser que algunas especies ya estén extintas”, reconoció Rafael Ojeda, académico de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

Hasta el momento se contabilizan mas de nueve millones de hectáreas quemadas y más de 1,000 millones de animales muertos, cifra equivalente a un séptimo de la población humana. Hoy billones de insectos e invertebrados desaparecidos son resultado de los incendios.

Se estima que además el fuego traerá severos impactos a la salud humana, cambios en el clima global, en las corrientes marinas, y repercutirá en los hábitos y cadenas alimenticias.

Para el doctor Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología, se ha hablado poco de los insectos e invertebrados, pero deben sumar billones, y también habrá impacto en la microfauna y flora del suelo calcinadas; se perderá fertilidad y otros procesos del suelo, incluso se registrarán daños en la flora y fauna acuática por la contaminación provocada por la erosión y el depósito de cenizas.

Foto EE: Cortesía
Rafael Ojeda, académico de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia y el  doctor Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología hablaron sobre los efectos de los incendios registrados en Australia. Foto EE: Cortesía

Según sus cálculos, la región tardará en recuperarse cientos de años, además, alrededor de 500 especies han sido afectadas, pero más adelante se detallará el estado de conservación de cada una.  

En conferencia de prensa, el investigador fue contundente, es imperativo presionar a los gobiernos, corporaciones y organismos internacionales para que actúen, porque la ventana de oportunidad es muy pequeña, de 10 a 20 años. Los ciudadanos podemos contribuir con donaciones en organizaciones que trabajan para salvar a los animales que sobrevivieron y los que están en tratamiento en cautiverio.

Australia tiene alrededor de 2,350 especies de vertebrados terrestres (mamíferos, aves, reptiles, anfibios), la mayoría endémicos, es decir, exclusivos del país, y antes del fuego, más del 50 por ciento ya se encontraba en peligro de extinción. Además, es el continente con mayor número de especies extintas en tiempos históricos. 

[email protected]