Personas procedentes de Oaxaca, Estado de México, Michoacán, Morelos y distintas colonias de la Ciudad de México llegaron el sábado al Palacio de Bellas Artes, donde la fotografía del pintor Francisco Toledo, autoría de Graciela Iturbide, recibía a los visitantes. Esa noche en el recinto, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, recorrió la ofrenda montada en honor del artista oaxaqueño y anunció que se hará un homenaje nacional al juchiteco, en el que participarán todas las áreas del gobierno federal y los estados de la República.

“El homenaje a Francisco Toledo será nacional, una retrospectiva que abarque toda su obra (...) con la participación de todas las áreas del gobierno y todos los estados, porque no hay ninguno que no esté dolido, que no esté sintiendo la partida del maestro”, afirmó.

A unos pasos de las personas que seguían la ruta para admirar las obras del artista plástico, Frausto Guerrero comentó que en Oaxaca los muros lloran la partida del maestro y activista social: “Uno podía recorrer las calles y escuchar las canciones juchitecas que a él le gustaban, fue la despedida de todo un pueblo, de su tierra, la cual caminó y nunca dejó de pisar. Fue un artista que nos hizo volar a todos con su arte”.

Sobre el legado del artista reconocido internacionalmente, promotor cultural y ambientalista, la secretaria de Cultura agregó: “Todos los homenajes que se hagan, que no serán pocos, son menores para el tamaño de artista que perdimos. Fue un artista que hizo siempre lo que quiso. Tuvo la generosidad de dejar escuela en Oaxaca, de formar jóvenes, formar generaciones desde la libertad creativa, desde el desafío por la libertad”.

Frausto aseguró que se respetará el momento íntimo por el cual está atravesando la familia y posteriormente se informarán los detalles del homenaje.

Más de 1,150 visitantes habían llegado a Bellas Artes hasta las últimas horas del sábado para despedir simbólicamente a Francisco Toledo, y el domingo continuaron las filas para entregarle una flor y decirle adiós. Afuera, en el pórtico se escuchaba música de Oaxaca y había bailables acompañados de marimba.