Más de un centenar de campesinos de diversas organizaciones tomaron el Palacio de Bellas Artes para exigir se retiren los cuadros de Fabián Cháirez, Daniel Salazar y Miguel Cano de la exposición "Emiliano Zapata Después de Zapata" que se encuentran expuestos en la Sala Principal del recinto.

"Si Zapata viviera en su madre les pusiera", fue una de las consignas de organizaciones campesinas, como la Unión Nacional de Trabajadores Agrarios (UNTA), la Organización Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC) y la Coordinación Democrática de Organizaciones Urbanas Campesinas y Populares.

Estas cuatro organizaciones ingresaron al recinto cultural para tomar las instalaciones, exigiendo que se retiren las obras en cuestión, en especial, la titulada “La revolución”, de Fabián Cháirez, donde el líder revolucionario aparece montando a caballo encarnado en la figura de una mujer.

“La revolución”, de Fabián Cháirez.

“Por el origen que tenemos, de defender el ejido, la tierra, los indígenas, nos hemos mantenido con nuestros ideales firmes de Zapata y de Villa, entonces, para nosotros las imágenes son un modelo a seguir, aspiramos a conducirnos y seguir los los modelos que ellos dejaron. Nos cuesta trabajo que con el pretexto de qué hay libertad de expresión en el arte se exhiban de esa manera nuestros líderes máximos”, dijo Antonio Medrano, uno de los líderes de los grupos manifestantes de campesinos.

“Hace rato me preguntaron si hay libertad de expresión en el arte. No. Para crear, y no para destruir. Tú creas más no destruyes una imagen que está en el consciente colectivo de lucha y arraigo en la tierra”, agregó.

Por lo anterior, se exigió que se retire, “más venimos dispuestos a retirarla, a quemarla y a pagarla si es que esa madre tiene un valor. Estamos dispuestos a quemar toda esa chingadera, esas no son obras, ¿cuánto puede valer? En la historia nos pueden quitar, retirar la lucha que aportaron los caudillos, pero lo último es que gráficamente te quiten eso. Es un despojo”, amenazó Medrano.

Momentos después, llegó hasta el descanso de las escalinatas de este palacio Miguel Fernández Félix, director del recinto, para invitar a los manifestantes a recorrer la exposición, sin embargo, fue insultado tanto por los líderes como por los integrantes del contingente.

Foto EE: Especial
Miguel Fernández Félix, director del Palacio de Bellas Artes habló con los manifestantes. Foto EE: Especial

“Esta es una exposición que marca una pluralidad y nosotros queremos simplemente invitarlos a que entren y que, a partir de la visita, tomen su punto de vista y no antes”, dijo el funcionario y pidió respeto a la creatividad artística y a la libertad.

Durante la toma del máximo recinto para las artes en el país, más medios se fueron sumando a la cobertura, buscando declaraciones de los líderes de los colectivos, sin embargo, comenzaron a ser amedrentados por los plantados en las escalinatas.

“También son jotos, y eso que no se reproducen”, dijo uno de los integrantes.

Los manifestantes permanecieron anegandos el acceso y la salida del primer piso del recinto a la par que, en la Sala Manuel M. Ponce, se llevaba a cabo la entrega de la Medalla Bellas Artes en Danza a Rodolfo Reyes.

kg