El Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF, por su sigla en inglés) mira siempre hacia el futuro. Desde hace 21 años, el encuentro fílmico liderado por Sarah Hoch se ha preocupado por arriesgarse hacia las nuevas tecnologías. Hace unos 18 años fue uno de los primeros encuentros fílmicos en proponer programas más serios en torno a la producción de proyectos cinematográficos totalmente digitales y hoy en día es pionero en América Latina (AL) en la incorporación de una selección oficial de cine en realidad virtual.

Pero existe una preocupación en este gremio, liderado por la directora de origen estadounidense, que ya ha comenzado a ser una realidad: el frágil resguardo del material fílmico en formato digital.

Durante la conferencia de presentación de la programación para la XXI edición del GIFF, que tendrá lugar en San Miguel de Allende y la ciudad de Guanajuato, del 20 al 29 de julio, Hoch habló al respecto:

“Como festival hemos perdido mucho material histórico de video que ya no se ve. Un día conectas el disco duro y simplemente no se lee. Hemos hablado con cineastas cercanos al festival que no tienen una copia original de su película, como Michel Franco (...) o los (hermanos) Rovzar, quienes haciendo un nuevo proyecto de Matando Cabos (se dan cuenta de que) no tenían el material original para poder hacer referencia y usar parte de la película original, porque ya la calidad del documento no se presta para el proyecto que están realizando. Y esto nos preocupa muchísimo”, lamentó

Se trata de 20 años de acervo de cine digital del cual no hay un resguardo cien por ciento garantizado y que hay muchos casos de cintas producidas y preservadas por el encuentro fílmico de las que no se cuenta con una copia de calidad o, incluso, con la copia original.

Ante este paradigma, Hoch informó que el GIFF se acercó al Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y a Labodigital, empresa especializada en procesos de transferencia de video digital en formatos 2K y 4K a película fotográfica de 16 y 35 milímetros, con la finalidad de asesorarse y respaldar su acervo cinematográfico en formato físico.

Por ese motivo, como parte del programa de la XXI edición, se incluyó un encuentro sobre resguardo del archivo fílmico en el que participarán especialistas de Labodigital y autoridades del Imcine. Al respecto, Ana Lila Altamirano, directora de Promoción Cultural de la dependencia, también hizo referencia:

“Se realizarán dos mesas de diálogo (una de instituciones públicas y otra de instituciones privadas) en las que el tema principal será el resguardo, la restauración física del digital y la preservación fílmica, así como el acceso del público a estos contenidos a través de festivales nacionales e internacionales, proyecciones en cinetecas, universidades y centros culturales, así como su difusión en plataformas digitales”, anunció.

Fortalecer lazos con el Líbano

El encuentro tendrá 342 películas en exhibición, de las cuales, 154 cintas forman parte de la selección oficial, mientras que en la selección debutante de realidad virtual competirán 14 proyectos provenientes de diversas latitudes, incluyendo a tres mexicanos.

Por su parte, el país invitado de honor, Líbano, presentará un pool de 61 cintas clásicas y contemporáneas de producciones y coproducciones del país de Oriente Medio, el cual, aseguró la directora del festival, vive “una época de oro” en la industria del séptimo arte, toda vez que la cinta El insulto, del director Ziad Doueiri, fue nominada a Mejor Película Extranjera en la reciente edición de los premios Oscar y que el filme Capharnaum, de la directora Nadine Labaki (quien será homenajeada durante el GIFF), se alzó con el Premio del Jurado en la 71 edición del Festival de Cannes.

Como cada año, en colaboración con cada país invitado, junto con el Líbano se organizará un foro bilateral con especialistas en la industria fílmica de ambas nacionalidades con la finalidad de alentar las coproducciones entre países. A la par, el escritor, investigador y documentalista Carlos Martínez Assad presentará durante el festival el libro Los libaneses en el cine mexicano, un documento editorial que muestra la imprescindible aportación de dicha comunidad en el enriquecimiento de la industria fílmica nacional.

Homenajes y actividades

Además, el director libanés Ghassan Salhab será objeto del homenaje internacional, mientras que el actor mexicano Damián Alcázar será honrado con el homenaje nacional y recibirá la Medalla de Plata de la Filmoteca UNAM para conmemorar sus más de tres décadas en el enriquecimiento con su talento de la gran pantalla grande en el país. Por su parte, la productora Carmen Armendáriz y la actriz Pilar Pellicer serán celebradas por el proyecto Mujeres en el Cine y la Televisión.

En el marco del centenario del nacimiento de Ingmar Bergman, se llevará a cabo el programa Un verano con Bergman, con actividades diversas en torno a su legado cinematográfico y un ciclo de proyecciones integrado por sus cintas más icónicas.

[email protected]