Francia y los amantes del teatro en todo el mundo festejan a partir de este sábado los 400 años del nacimiento de Jean-Baptiste Poquelin, Molière, el dramaturgo más popular en lengua francesa.

Conocido primordialmente por sus comedias, Molière creó personajes como "El burgués gentilhombre", "El Avaro" o "Tartufo" que han pasado a formar parte de la literatura mundial y de la sabiduría popular, como el Quijote de Cervantes o el Hamlet de William Shakespeare.

Jean-Baptiste Poquelin fue bautizado el 15 de enero de 1622 (habría nacido uno o dos días antes) en París, y falleció en esa misma ciudad que lo encumbró el 17 de febrero de 1673.

La capital francesa será el principal escenario de los homenajes, aunque Versalles, donde triunfó en la corte de su gran protector, el rey Luis XIV, también le rendirá honores.

Con el cuatricentenario han surgido voces en Francia que piden que Molière entre en el Panteón, donde yacen los restos de las grandes personalidades nacionales. Una idea que defienden entre otros el actor Francis Huster, uno de los grandes intérpretes de Molière, o la política conservadora y candidata presidencial Valérie Pécresse.

El Palacio del Elíseo descarta esa posibilidad, en un comunicado enviado a la AFP en el que recuerda que todas las figuras entronizadas en el mausoleo parisino son "posteriores al Siglo de las Luces y a la Revolución" de 1789.

En el corazón de París

Las celebraciones tendrán lugar en los sitios que jalonaron la carrera del actor, director y autor, empezando por su "casa", la Comedia Francesa, que fue creada siete años después de su muerte para acoger a su compañía teatral.

Hasta julio, los actores de la Comedia Francesa interpretarán exclusivamente obras del dramaturgo, empezando por "Tartufo o el Hipócrita" a partir del 15 de enero, en una versión original y no censurada, a partir del trabajo del gran biógrafo actual de Molière, Georges Forestier.

Como cada 15 de enero, los actores de reunirán en torno a un busto del dramaturgo colocado solemnemente en el escenario, y recitarán una réplica de sus obras.

Esta ceremonia, tras la interpretación de Tartufo, será difundida en directo en salas de cine, que también participan en los homenajes con la transmisión de obras como "El enfermo imaginario".

Molière nació y vivió la mayor parte de su vida a dos pasos de lo que sería la Comedia Francesa. La corte real aún estaba situada en el corazón de París cuando empezó su carrera teatral.

"Molière está en el aire, en todas partes", explica a la AFP Dominique Blanc, una de las actrices más admiradas de la "troupe" de la Comedia Francesa, que asegura que tiene una "relación de camaradería" con el autor de "Las preciosas ridículas".

Otro conocido actor, teatral y cinematográfico, Denis Podalydès, asegura que no es "supersticioso" en cuanto a la presencia del espíritu de Molière en la casa. "Duerme en los libros hasta que lo interpretas, y es ahí cuando vuelve a la vida", asegura.

En Versalles, que alberga su propio teatro de ópera, volverán a la escena las "comedias-ballets" que Molière creó en complicidad con el compositor barroco Lully. El palacio también albergará una exposición a partir de este sábado.

Molière triunfó en París, pero antes tuvo que peregrinar largos años por las provincias francesas, en el especial en el sur del país.

Un busto será inaugurado este sábado en la ciudad de Pézenas, cuyo centro histórico será escenario de la interpretación de extractos de sus comedias, o evocaciones de su vida.

También habrá exposiciones en torno al vestuario que utilizaba la compañía de Molière, o sobre su relación con la música, en la Ópera de París.

Fuera de Francia se celebrarán numerosos coloquios. En Estados Unidos las universidades de Yale y Nueva York le rendirán homenaje. La prestigiosa colección Library of America saca también a la venta el 18 de enero dos volúmenes con toda la obra de Molière, en la traducción clásica al inglés de Richard Wilbury.

En Europa, se celebran festivales con obras de Molière en Bélgica, Italia, Suiza, según el sitio moliere2022.org.