La apuesta para la nueva administración del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) será sustituir artículos utilitarios en las dependencias de gobierno por productos de artesanos mexicanos, según dijo la directora del Fonart, Emma Yanes Rizo, en entrevista con El Economista.

El cambio de jarras, vasos, espejos, basureros y otros utensilios de oficina ya han sido reemplazados en las dependencias de Cultura y Profeco, aseguró la funcionaria.

Sin embargo, éste sólo será el comienzo, pues el plan de la dirección es que estas medidas se repliquen en otras dependencias y hasta las instalaciones del Tren Maya.

“Estamos tratando de que la artesanía sea algo más que un souvenir, lo que estamos buscando es que sea parte del gasto público del gobierno federal, creemos que con esta medida se puede cambiar drásticamente la situación artesanal, es decir, en vez de comprar botellitas de agua pueden comprarse vasos de barro. Que cada oficina pública tenga artículos artesanales en vez de plástico, esto dará un vuelco a la artesanía no como algo marginal y entrar a una estructura económica seria”.

El gran proyecto de esta dependencia se encuentra ahora en la fase de elaborar un catálogo para ser un proveedor con capacidad de abastecer artículos de oficina y decoración. En el caso de complejos que se proyectan para un futuro como el Tren Maya, dijo que tratarán de “integrarse en la estructura” más que una Tienda Fonart en cada una de las estaciones, además de que esto se alinea con la política de no utilizar productos de plástico para el año 2020 en el país.

La directora Emma Yanes aseguró que “los montos presupuestales programados son los mismos del año pasado, pero todo depende de que se concreten las reglas de operación y el paso del Fonart a la Secretaría de Cultura (pues antes dependía de la Secretaría de Desarrollo Social)”, refirió la directora del Fonart.

Lo que se conserva

Emma Yanes consideró como importantes, y que conservará, los corredores culturales en todo el país.

“Donde el turista puede llegar a conocer directamente cómo trabajan los artesanos, incluso mantuvimos comunicación con la Secretaría de Turismo para conservar este programa, en el que el turista puede llegar a los Pueblos Mágicos y encontrar ahí los productos originarios”, comentó.

Mencionó que la nueva Galería en la Ciudad de México en donde se expone en este momento el trabajo de Carmen Vázquez, artesana originaria de Chiapas, también albergará una instalación sobre los Premios Nacionales de la comunidad de Tenango de Doria.

Con quienes, también dijo, ha tenido acercamiento por el caso de la iniciativa propuesta por la senadora Susana Harp y de la secretaria Alejandra Frausto en que los textiles de esta comunidad y otros del estado de Oaxaca sean adquiridos por compra directa y los diseños no sean replicados por marcas de moda internacional.

“También lo que se mantiene son los tres concursos nacionales que acabamos de anunciar, que son los tres concursos que se realizan con Fomento Cultural Banamex y las fundaciones Roberto Hernández y Alfredo Harp Helú”, recordó.

Se trata de los concursos de la XLIV Edición del Premio Nacional de Arte Popular, el VI Concurso Nacional Grandes Maestros del Patrimonio Artesanal de México y el regreso del XXIII Concurso Nacional de Nacimientos Mexicanos.

Expresó que éstos son concursos en donde participan “grandes maestros del patrimonio cultural de México” y que juntos contemplan una bolsa de incentivos que asciende a los 5 millones 300,000 pesos.

“También tenemos todo un plan de trabajo para los apoyos de acopio, apoyos a la producción y ocupacional para los artesanos” agregó.

Estos acopios se hacen desde la creación del fideicomiso, hace 45 años, y están bajo la administración de una contraloría social que en teoría se encuentra en contacto con las comunidades productivas y en donde los artesanos deciden los precios de su trabajo para ser ofertados en las tiendas Fonart.

“De ninguna manera se deja fuera a artesanos de menores recursos, en el caso de que la calidad del producto sea deficiente hay otra vertiente de capacitación para mejorar el producto y posicionarla en un mercado” apeló Yanes.

Aporte a la economía

En cuanto al reconocimiento del aporte de la venta de artesanías a la economía nacional, en el sector turismo Emma Yanes dijo que según cifras del Inegi, éste se encuentra en 2% y que en el sector cultura ronda en 1.2 por ciento.

“Hay una actividad importante de la venta de artesanías aunque no se nota tanto en el ingreso, lo que es importante comentar es que la artesanía es más que una actividad económica, es una opción de paz, es muy interesante ver cómo los tianguis han aumentado incluso en regiones de alta marginación o alto índice de violencia”, concluyó.

[email protected]