La pandemia por la Covid-19 ha perturbado o paralizado los servicios de salud mental esenciales del 93% de los países del mundo, en tanto que aumenta la demanda de atención de salud mental, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

“El estudio, que abarca 130 países, aporta los primeros datos mundiales acerca de los efectos devastadores de la pandemia sobre el acceso a los servicios de salud mental y pone de relieve la necesidad urgente de incrementar el financiamiento” Menciona el organismo a través de su sitio web. 

Afectaciones

La OMS enfatiza que antes de la pandemia, los países destinaban menos del 2% de sus presupuestos nacionales de salud a la salud mental y tenían dificultades para responder a las necesidades de sus poblaciones.

“El duelo, el aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo están generando o agravando trastornos de salud mental. Muchas personas han aumentado su consumo de alcohol o drogas y sufren crecientes problemas de insomnio y ansiedad." 

“Por otro lado, la misma Covid-19 puede traer consigo complicaciones neurológicas y mentales, como estados delirantes, agitación o accidentes cerebrovasculares. Las personas que padecen trastornos mentales, neurológicos o derivados del consumo de drogas también son más vulnerables a la infección del SARS-CoV-2 y podrían estar expuestos a un mayor riesgo de enfermedad grave e incluso de muerte”.

Por su parte, Anahí Polo, coordinadora del área de Tanatología a nivel nacional de Grupo Gayoso explica que actualmente “es evidente que muchos de los padecimientos mentales que ya existían anteriormente a la pandemia, se han visibilizado, al incrementarse el estrés, la incertidumbre, la ansiedad y el miedo que ha traído la pandemia”. 

Menciona que al afrontar la pérdida en general, “no nada más hablamos de perder a seres queridos, sino también de la pérdida económica, los empleos, la seguridad, está llevando a las personas a recurrir al acompañamiento tanatológico, como un elemento de apoyo o de ayuda”.

Anahí Polo dijo que la vida anterior a la pandemia ya era compleja, ahora se está volviendo más complicada para afrontar lo que estamos viviendo. “No hay una fecha real de cuando vamos a regresar a las escuelas o a los trabajos”.

Asimismo, Aracely Pérez del equipo de Best Doctors explica que en estudios realizados se han demostrado las secuelas psicológicas causadas por la cuarentena y la afectación del Coronavirus.

Dijo que más del 50% de los casos han presentado estrés postraumático, depresión y ansiedad. “Este grado de afectación se ha relacionado con el nivel de gravedad durante la infección por la Covid-19 y otros factores predisponentes, como sexo y algunas enfermedades psiquiátricas de base”, concluyó Aracely Pérez.

patricia.ortega@eleconomista.mx