El presidente Trump planteó retirar fondos federales a la Universidad de California en Berkeley luego de que la policía universitaria canceló una charla de Milo Yiannopoulos y puso el campus en bloqueo después de intensas protestas contra el discurso.

Mientras que Trump lanzó su tuit en torno a la libertad de expresión y la oposición a las manifestaciones violentas, sus críticos interpretan el mensaje como un apoyo indirecto a Yiannopoulos, una figura polarizadora que se presenta como un defensor de la expresión abierta. Sus detractores lo ven como un hater.

Si U.C. Berkeley no permite la libertad de expresión y practica la violencia contra personas inocentes con un punto de vista diferente - ¿NO HABRÁ FONDOS FEDERALES? , escribió Trump.

Yiannopoulos hizo eco de ese sentimiento el jueves. La Universidad de Berkeley debería reducir todo el financiamiento federal hasta que pueda demostrar su compromiso con la Primera Enmienda y garantizar la seguridad de los ponentes liberales y conservadores en el campus y la seguridad de sus audiencias .

Berkeley es la escuela insignia en el sistema universitario público de la Universidad de California. Los préstamos estudiantiles y las subvenciones constituyen la mayoría de los fondos federales.

El gobernador de California, Gavin Newsom, reaccionó en redes sociales: Como regente de la UC, me horroriza su disposición de privar a más de 38,000 estudiantes del acceso a la educación debido a las acciones de pocos .

Yiannopoulos escribe para el sitio web Breitbart, que fue dirigido por Stephen K. Bannon, un consejero clave de Trump. Yiannopoulos tiene un gran número de seguidores con su autoproclamada libertad de expresión fundamentalista abogando contra la corrección política. Fue vetado de Twitter el verano pasado después de enviar tuits dirigidos a la actriz Leslie Jones.

Algunas escuelas han cancelado o pospuesto indefinidamente eventos que incluyen a Yiannopoulos porque a menudo generan respuestas muy intensas. En enero, un hombre fue herido gravemente mientras estallaban peleas durante uno de esos eventos en la Universidad de Washington.

Cuando los eventos son cancelados, algunos lo llaman censura. Otros afirman que las universidades no están obligadas a pagar la seguridad y otros gastos para los ponentes.

La libertad de expresión es una cuestión excepcionalmente volátil en este momento, con el debate sobre palabras clave, espacios seguros, sesgos implícitos y microagresiones en los campus de todo Estados Unidos. Los eventos de Yiannopoulos son focos rojos.

El Daily Californian, periódico estudiantil de Berkeley, informó que los manifestantes estaban cantando, No Milo, no Trump, no EU fascista , encendiendo fuegos artificiales, lanzando piedras y ladrillos y golpeando las ventanas. El periódico informó que la policía universitaria usó balas de goma y gas lacrimógeno en un intento por dispersar a la multitud.

En medio de la violencia, la destrucción de bienes y la preocupación por la seguridad pública, el Departamento de Policía de la Universidad de California determinó que era necesario retirar a Milo Yiannopoulos del campus y cancelar la presentación . La decisión fue tomada unas dos horas antes del evento ante una multitud de más de 1.500 manifestantes.

Funcionarios del campus dijeron en una declaración que lamentan que las amenazas y acciones ilegales de unos pocos hayan interferido con el ejercicio de los derechos de la Primera Enmienda en un campus orgulloso de su historia y legado como hogar del Movimiento de Libertad de Expresión .

Los manifestantes incluyeron al bloque negro , quienes usan máscaras y ropa negra para presentar un frente unificado en eventos públicos, haciendo difícil que la policía reconozca a individuos en el grupo. A menudo se ven en las protestas como Black Lives Matter y Occupy Wall Street.

Según un artículo publicado el martes en Breitbart: Milo y el Centro de Libertad David Horowitz se han unido para eliminar el creciente fenómeno de los campus santuarios que protegen a inmigrantes ilegales de ser deportados. Milo planeaba comenzar su discurso en Berkeley el 1 de febrero, diciendo que él, apoyado por el Freedom Center, pediría la retirada de las subvenciones federales y el enjuiciamiento de los funcionarios universitarios que ponen en peligro a sus estudiantes con estas políticas .