Empezaron en la calle dando clases en la banqueta a niños y jóvenes con la única misión de rescatar la cultura del son jarocho, la cual se había convertido en un espectáculo marisquero en Veracruz.

Hubo una época en que se creó un estereotipo del son jarocho; fue en la administración de Miguel Alemán, que se caracterizó por el vestido y zapato blanco, algo que le dio mucha fama pero que no era real; de hecho, lo llamábamos espectáculo marisquero , explicó en entrevista Ricardo Perry, uno de los fundadores de Los Cojolites.

Entonces, a contracorriente de la imagen creada por el gobierno, nació el proyecto cultural de Los Cojolites, grupo que podría ganar dos Grammy el próximo domingo y convertir al son jarocho en un fenómeno mundial.

Creo que vive su momento… Digamos que una nueva etapa en estos 300 años que tiene de vida. Nosotros hemos luchado por rescatar la memoria del son, pero también de toda la cultura que se vive en el pueblo , agregó el músico desde Jáltipan al sur de Veracruz.

Antes del grupo, nació el Centro de Documentación del Son Jarocho de Jáltipan donde muchos niños, jóvenes y adultos aprenden el son jarocho y el telar de cintura, tradición prehispánica para la elaboración de la ropa, entre otros elementos de su cultura.

Hace unos años, hubo un rompimiento dentro del son jarocho; ya no había jóvenes que la siguieran. Pero ahora, hay muchos que se dedican a la música y a todo lo que rodea la cultura y ha crecido de manera importante , expresó.

Tanto que el son jarocho ya se toca en diferentes comunidades en México, pero también ha llegado a Chicago, Los Ángeles y hasta en Barcelona.

Es como una moda, pero nosotros queremos que la gente conozca más de la cultura, del lugar de donde venimos y todo lo que el son jarocho refleja como el sentimiento y la cosmovisión heredada de siglos que se vive en el sur de Veracruz , dijo.

Los Cojolites representan la modernidad en el género con el rescate de las raíces musicales, pero también se aventuran con obras propias que los han puesto en el escenario mundial de la música.

En todos estos años hemos tenido muchas carencias, pero es un proyecto valioso que vive gracias a nosotros y por eso hemos podido enseñar, rescatar y difundir toda la cultura, y estamos muy contentos , comentó.

Sobre su nominación a los premios Grammy, Ricardo Perry expresó: Ojalá lo ganemos… Aunque estar ahí ya significa mucho, pues sabemos que nos ayudara a que el mundo conozca el son jarocho y su riqueza cultural .

Perry adelantó que después de la ceremonia del Grammy viajarán a San Francisco para trabajar en su cuarto disco bajo la producción del experimentado Greg Landau, quien ha ganado varios premios y reconocimientos.

Serán puros sones tradicionales para bailar y trabajaremos con Landau, quien hace seis años nos descubrió y se ha dedicado a trabajar con nosotros .

Finalmente, el músico opinó que el son jarocho tiene un gran futuro.

Siento que va por buen camino pero nosotros queremos que los jóvenes estudien y se preparen; no queremos músicos para escenarios; los queremos para el fandango y que nuestra fiesta, la del pueblo, siga viva .

Más que un grupo

Los Cojolites surgieron hace 17 años y es un proyecto cultural dispuesto a recuperar, apoyar y difundir la cultura que rodea al son jarocho.

El nombre del grupo proviene del náhuatl Coxolitli, ave considerada sagrada en la región casi igual que el faisán.

Los Cojolites cuentan con un centro cultural, donde trabajan con niños y jóvenes músicos, se estudia el son jarocho y existen diferentes actividades culturales.

Y EL PREMIO...

Sembrando flores compite como Mejor álbum de música regional mexicana contra Lila Downs, Pecados y milagros; Los Tucanes de Tijuana; Mariachi Divas, de Cindy Shea, y Gerardo Ortiz.

[email protected]