Mascarillas, controles de temperatura, pantallas plásticas protectoras en los comedores. Desde que inició el regreso a clases las medidas de precaución son omnipresentes y la efervescencia habitual ha dado paso a un casi silencio.