El Son Jarocho goza de una espléndida salud como pocas tradiciones y es producto del trabajo de las comunidades que lo han rescatado desde los años 70 , explicó en entrevista Eduardo Lizalde Farías, productor del Segundo Encuentro de Son Jarocho que se llevará a cabo este fin de semana en el Cenart.

Fueron la gente y los músicos que se encargaron de recuperar instrumentos (las jaranas) y la música para que hoy siga vivo.

El son ha logrado trascender fronteras, existe son jarocho en Japón, en Australia, en Estados Unidos y es un patrimonio cultural poderoso , agregó.

Para Lizalde, el son jarocho es un arte autentico con una elaboración difícil en su ejecución musical que tiene mucha magia.

Hay una técnica elaborada, las letras y la poesía o el baile…, todo se conjuga en el corazón de la fiesta del fandango .

Respecto del apoyo del Estado, Eduardo Lizalde Farías indicó que existe un pendiente general con todas las tradiciones de la tierra, no sólo con el son jarocho.

El Estado mexicano y las instituciones culturales del país deberían nutrir más sus cartelera con la riqueza tradicional que tenemos y valorar todo lo que tienen y no abandonar la música, pero sobre todo la calidad de vida en las comunidades donde nace todo .

Sobre la fusión del son jarocho con ritmos actuales, el músico se mostró optimista con lo que se está haciendo.

Está viviendo todo tipo de ejercicios musicales y espero que los nuevos músicos se acerquen a las raíces, a la fuente del son para que, a partir de ahí, ascienda a otros universos musicales .

LA FIESTA JARANERA

El año pasado, el Encuentro de Son Jarocho congregó a más de 12,000 personas. Para la segunda edición, esperan romper el récord con una gran oferta de conciertos, talleres, conciertos y mesas de análisis con temas como la laudería y colectivos ciudadanos

Dentro de la fiesta se reflexionará en torno a la pertinencia de inscribir o no el son jarocho dentro de la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad porque es un tema que están abordando los músicos y las instituciones en Veracruz, así que pondremos ahí como la papita caliente , dijo Eduardo Lizalde.

El 24 y 25 de enero, Pablo Campechano estará al frente del taller Guitarra de son o requinto ; Juan Campechano Yan ofrecerá Guitarrón jarocho , mientras que Patricio Hidalgo dará el taller Jara y versada y Julio Mizzumi y Belén Torres enseñarán cómo es el zapateado.

En el segundo día, las conferencias continuarán con La laudería en Santiago Tuxtla y Tlacotalpan , que moderará Gilberto Gutiérrez, y Festival de Playa Vicente , de Arturo Barradas.

Además, la fiesta jaranera se realizará el fin de semana en el Centro Nacional de las Artes con un homenaje a la Fiesta de la Candelaria y a don Andrés Vega, Premio Nacional a las Ciencias y las Artes 2012, el gran decano del son jarocho.

Son como 50 grupos invitados y tendremos a grandes exponentes como Mono Blanco, Los Arizmendi, de San Pedro Soteapan, y Estanzuela, de Tlacotalpan, Los Campechanos, originarios de Santiago Tuxtla, Yacatecuhtli, de Otatitlán, y Patricio Hidalgo, de AfroJarocho, entre muchos otros que van a armar un gran fandango al que todos están invitados , finalizó Lizalde.

vgutierrez@eleconomista.com.mx