El director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) negó “categóricamente” que los sitios culturales mexicanos patrimonio de la humanidad y, en general, los monumentos históricos y arqueológicos de México estén riesgo por la disminución presupuestal de 75% en las partidas de los capítulos 2000 y 3000, decretada  por el presidente Andrés Manuel López Obrador en abril pasado, pese a la preocupación y protesta que han mostrado en cartas, entrevistas y manifiestos diversas organizaciones académicas y especializadas, dentro y fuera del México, profesores eméritos, premios nacionales de Ciencias y Artes, diversos especialistas y los propios trabajadores e investigadores del instituto.

Para el antropólogo Prieto, las expresiones y demandas que han surgido en las últimas semanas, desde el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), la Sociedad Americana de Arqueología, la petición enviada al presidente de México por casi 7,000 investigadores y académicos de varias instituciones del mundo, las cartas internas que le han hecho llegar los arqueólogos, restauradoras, historiadores y antropólogos, y ahora mismo, una iniciativa en Change.org que rebasa las 17,000 firmas, son “muestras de apoyo y de la importancia del INAH en el país”, que “le entusiasman y comprometen”. Pero todas ellas piden frenar el recorte presupuestal, no asumirlo.

 La carta que dirigió el 12 de junio el ICOMOS Mexicano al presidente López Obrador, por ejemplo, es para el director “un reconocimiento a la importancia de nuestro trabajo (del INAH) pero también reconociendo la gravedad de la circunstancia sanitaria y económica del país”, dice.

Sin embargo, en la carta del ICOMOS Mexicano se lee claramente: “en México, los efectos directos y colaterales de la pandemia de la Covid-19 no deben ser paliados sustrayendo valiosos recursos a instituciones que, como el INAH, históricamente han sobrevivido con poco”.

Párrafos antes, en la misma misiva, el organismo asesor de la UNESCO expresa también “preocupación por la drástica reducción presupuestal que se traducirá en la disminución de los programas y proyectos que atañen a la conservación del patrimonio cultural y en la formación de los cuadros de jóvenes necesarios para ese noble fin”, en referencia a las escuelas de educación superior a cargo del INAH.

Las escuelas están blindadas

En principio, Diego Prieto aclara que la Escuela Nacional de Antropología e Historia, por ser parte de la ANUIES, queda eximida del recorte presupuestal, así como todo el programa de educación superior del instituto, que incluye la ENCRyM y la Escuela de Antropología del Norte de México. “No tendrán afectaciones porque se trata de un mismo programa presupuestario”, asegura.

De acuerdo con los datos proporcionados por el propio director del INAH, el presupuesto autorizado para la institución en 2020 fue de poco menos de 4,000 millones de pesos y se tenía en proyección recibir alrededor de 800 millones de pesos por concepto de autogenerados, pero serán como 400 millones menos. A la fecha, restando el dinero ya ejercido, menos 75% del recorte en las partidas citadas (que suma 739 millones de pesos), al INAH le quedan  poco más de 1,600 millones de pesos para operar el resto del año una estructura que es gigantesca; como ya se dijo, tres escuelas de educación superior, 192 zonas arqueológicas abiertas al público, 162 museos, 70 bibliotecas, la Fototeca Nacional, la Fonoteca Nacional, 31 centros INAH en los estados, además de las oficinas centrales que albergan en varias sedes a la Dirección General, las secretarías Técnica y Administrativa y 13 coordinaciones nacionales.

“Saldremos adelante”

El director Diego Prieto asume que son tiempos difíciles, pero “saldremos adelante”, dice. ¿Cómo saldrá el INAH adelante?, le insisto. “El INAH ha sorteado muchas crisis en 81 años, además, el gobierno de México, el presidente López Obrador y la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, tienen en el más alto concepto al instituto”, responde.

“El INAH siempre recibe apoyo o rescate presupuestal del gobierno federal, los años anteriores rondaron en los 400 millones de pesos, fundamentalmente porque tenemos un déficit histórico de 1,000 millones de pesos. No ha habido un año en que no tengamos que solicitar y conseguir el apoyo de la Secretaría de Cultura y de la Secretaría de Hacienda”, sostiene.

Aun así, parece que los fondos no van alcanzar, pero él confía en que el INAH podrá sortear la crisis haciendo una reestructuración y saneamiento  su nómina; apelando a las ampliaciones presupuestales que año con año consigue con la Secretaría de Hacienda, que rondan los 400 millones de pesos en los últimos dos años; a lo que se consiga por los autogenerados provenientes de los ingresos en tiendas, museos y zonas arqueológicas, que serán otros 400 millones, calcula; pero sobre todo, gracias al “enorme reconocimiento, cariño y respeto por el INAH que tiene el presidente de la República, muy particularmente por el trabajo arqueológico que desarrolla el instituto”, dice.

Destaca además, que debido al cierre parcial de las oficinas, escuelas, museos, zonas arqueológicas, y al aplazamiento de muchas actividades, como exposiciones y congresos, por las medidas de aislamiento social que impuso la pandemia de Covid-19, se han generado ahorros en insumos que ayudarán a financiar la operación del resto del año.

El INAH sostiene una nómina anual de 6,468 empleados que le significan 3,500 millones de pesos en Capítulo 1000, que incluye investigadores, restauradores, arquitectos, administrativos, personal técnico y manual, funcionarios y eventuales; y 770 empleados por Capítulo 3000, que cuestan alrededor de 70 millones de pesos anuales, apunta el director.

“La actual circunstancia presupuestal y económica son coyunturales y se van a superar”, afirma el antropólogo, con seguridad.

Los tres principios

Pero como la demanda proveniente de todos los que han alzado la voz es por frenar el recorte al presupuesto y no por asumirlo, y aún más, en una carta del 20 de mayo sus colegas le reprochan que siendo él un investigador de carrera en el INAH, no haya defendido los recursos para la institución, le pregunto si ve posibilidad de que el presidente exima al INAH del decreto de austeridad, como lo lograron el CIDE, la CONANP y la comunidad cinematográfica. Concretamente, ¿irá con el presidente, o con la secretaria Frausto, a planteárselo?, formulo. "No voy a ir, ya fui", responde. "Yo trabajo todos los días, y no soy insensible a este gesto de solidaridad, de ánimo, social e institucional, para defender al NAH y el inmenso patrimonio cultural de México, particularmente el que es competencia del INAH".

“El 8 de junio acordamos con la secretaria Frausto tres principios más allá de los cuales no podemos instrumentar el recorte presupuestal: el primero es que no habrá despidos, incluidos los trabajadores del Capítulo 3,000, lo dice contundentemente el decreto del 23 de abril. Tenemos que ser solidarios con estos compañeros en este momento y eso ya se acordó con la secretaria. Pudimos mantener los contratos de todos los capítulos 3000 y se están cumplimentando y sufragando”, asegura.

“El segundo principio es no afectar las remuneraciones y los derechos de los trabajadores, “si a alguien se le ha retrasado el pago no está bien hecho, hay que atender ese derecho”.

“Y el tercer principio, es que no se afecte la operación sustantiva del instituto, es decir la investigación, la conservación, la difusión y la docencia, particularmente aquellas tareas impostergables a las que está obligada, por ley, la institución. En ninguna de esas tareas se puede parar la marcha, me haré cargo, no lo dude.”

Sin embargo, reconoce que “en todas esas áreas hay tareas postergables, como las exposiciones y el trabajo de campo, y se harán “reajustes y una reorientación operacional, funcional y de gasto, para privilegiar las “labores de gabinete y de planeación para futuras tareas”, sostiene Prieto.

Es momento de ser solidarios

El director del INAH está convencido que ante la crisis sanitaria y económica, “es momento de ser solidario con el pueblo de México, y que “ser solidarios con los grupos más necesitados es parte del ADN del instituto, porque nació con gran sentido social”.

“Estamos demostrando solidaridad a la sociedad porque somos sensibles y entendemos que el Estado mexicano tiene hoy dos prioridades: la atención sanitaria a las personas que enferman de Covid-19 y ayudar a través de los programas sociales a millones de compatriotas que se quedaron sin trabajo, sin ingreso y que viven al día”, señala.

“No obstante, el INAH tiene que prevalecer, tenemos que cuidar el patrimonio cultural porque es nuestra obligación y forma parte de nuestra identidad y de nuestros anhelos, y porque no solo de pan vive el hombre”.

Dilema ético

No obstante, el arqueólogo Eduardo Pío Gamboa Carrera, director del Proyecto Arqueológico de Paquimé, en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, uno de los 29 sitios inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, a cargo del INAH, opina que “el dilema ético entre conservar la vida humana o conservar el patrimonio puede antojarse falso, cuando el recorte presupuestal no está acompañado de una planificación coherente”.

“Sin duda alguna, el valor y la conservación de la vida humana está muy por encima de los valores y la conservación del patrimonio cultural, (pero) -pondera- con el recorte presupuestal se paraliza la investigación científica en diversos temas de la antropología y la historia, de la arqueología y de la conservación de objetos y monumentos, prácticamente se abandonan los monumentos, cerrados al público, sin mantenimiento. Sin labores de conservación, la naturaleza recuperará el tiempo perdido para continuar degradando los vestigios de la historia humana, como si tratara de borrar cada parte de los edificios, regresando los materiales a donde una vez pertenecieron, perdiendo con ello el avance de nuestras labores”, reflexiona Gamboa.

Nueva normalidad

Según Diego Prieto, hay que ver hacia adelante, y la nueva normalidad en el INAH tiene que ver con alcanzar una “normalización presupuestal con una estructura sana, no demasiado voluminosa, porque durante décadas, el INAH creció de manera desordenada y con sistema de contratación inapropiados, que generó un déficit de 1,000 millones de pesos”.

Pero insiste en que el patrimonio cultural de México no está en riesgo. “Estaremos alerta, pero no está en riesgo, nosotros no estamos preocupados, estamos ocupados, trabajando muchísimo, concluye”.