Siglo XV. Inglaterra y Francia están en plena Guerra de los Cien Años y el rey inglés, Enrique V, acaba de ser coronado. Enrique tiene 26 años, muy poca experiencia bélica y de gobierno, y su corte dividida: sus lores están metido en una lucha de poder interna.

Enrique de Inglaterra decide emprender una campaña imposible: conquistar Francia para la corona inglesa. El ejército inglés era superado 5 a 1 por el francés. La btalla principal de la campaña se desarrolló en el campo de Azincourt, donde Enrique libró con sus hombres una batalla a todas vista suicida. Y venció.

Del improbable triunfo inglés da cuenta la historia y William Shakespeare en una de sus obras más conocidas, Enrique V.

¿Le suena conocido? ¿Qué haría usted si su empresa estuviera en crisis? ¿Qué hacen los líderes contemporáneos, los que encabezan equipos, empresas y gobiernos cuando se encuentran frente a una tarea que supera sus posibilidades?

Para el editor y conferencista Martín Casillas de Alba (quien, por cierto, fuera una de los fundadores de La Plaza, la sección cultural original de El Economista) Enrique V, y toda la obra de Shakespeare, es una fuente constante de consejos y enseñanzas metafóricas que se pueden emplear en la vida de cualquier persona en un puesto de responsabilidad.

Con Enrique V, un líder puede aprender, por ejemplo, cómo se lidia con los colaboradores que no están a favor con el proyecto, los que andan conspirando en los pasillos, y los que de plano traicionan dice Casillas durante su conferencia. Aunque es un poco excesivo cortarles la cabeza, como hace Enrique .

Casillas lleva ya una década trabajando con la obra de Shakespeare, pero fue tres años cuando participó en el proyecto del director teatral Richard Olivier (hijo del gran actor Laurence Olivier), en el que las obras de Shakespeare se desmenuzan y se trabajan para aplicarlas al mundo empresarial y de la toma de decisiones.

Richard Olivier llama a la famosa escena en la Enrique V camina entre su tropa antes de la batalla de Azincourt, cuando los motiva nada más con verse seguro, sin decir nada, managing by walking explica el conferencista, Así los directores y los CEO tienen que salir de sus oficinas, aunque estén en plena crisis tiene que darles seguridad a sus empleados. Ser muy buenos actores .

Casillas ha organizado lo aprendido en tres cursos: Liderazgo en el cambio y la transformación, basado en La Tempestad, Liderazgo político que influye, basado en Julio César y Liderazgo que inspira y motiva, basado en Enrique V.

Actualmente imparte estos cursos en Extensión Universitaria del ITAM, pero pueden ser contratados para todo tipo de empresas y grupos necesitados de motivación. Si le interesa, entre a www.mcasillas.net o escriba al correo [email protected]