Este año la Olimpiada Mexicana de Matemáticas (OMM), un programa de la Sociedad Matemática Mexicana (SMM), ha enfrentado problemas para contar con los apoyos necesarios, y este domingo 11 de agosto, la organización lo hizo público a través de sus redes sociales: “Ya es oficial, @Conacyt_MX nos ha dejado sin apoyo para el segundo semestre del año (…) La primera vez que no apoya en más de 15 años”.

Pero este lunes por la tarde, la SMM recibió la promesa de la Secretaría de Educación Pública, por indicaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que habrá apoyo para sus actividades; todo esto, después de las presiones en redes sociales, de que se dio a conocer el caso y a pesar de que el presidente los había llamado “adversarios” en la conferencia mañanera.

En entrevista con El Economista, Rogelio Valdez Delgado, presidente del comité organizador de la OMM, explica que los apoyos que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha otorgado a la Olimpiada Mexicana y a la Sociedad de Matemáticas no son directos, “la sociedad siempre ha participado en las convocatorias que se abren para asociaciones científicas, por este conducto existía un apoyo, entre otras cosas, para organizar la olimpiada”.

Este año la convocatoria para proyectos de sociedades científicas no se emitió, pero la respuesta fue una extensión del proyecto 2018 para el primer semestre del año. Se otorgaron 1 millón 600,000 pesos utilizables hasta el 30 de junio del 2019.

Para el segundo semestre se les informó que debían participar en la convocatoria de Vocaciones Científicas, por lo cual se participó con tres proyectos. El 28 de junio se les informó que no recibirían ningún financiamiento por estas convocatorias. Nuevamente buscaron el diálogo, pero finalmente el 5 de agosto, Conacyt les informó que no habría más apoyos este 2019 y que estaban en duda los del 2020.

El doctor Valdez Delgado aclaró que el presupuesto que se necesita para apoyar a los niños, entrenarlos, organizar los concursos y poder llevarlos a competencias internacionales es mucho mayor que el que les destina el Conacyt, “este presupuesto nos permitía trabajar, pero al mismo tiempo se buscaban más apoyos del gobierno federal, gobiernos estatales, universidades, empresas o asociaciones civiles”. El presupuesto otorgado por el consejo representaba entre 40 y 50% de la organización, dependiendo de cada año, ya que unos concursos son más cerca. Por ejemplo, ir a Hong Kong implica más gastos.

Tanto la mesa directiva de la sociedad como el comité organizador de la olimpiada trabajan de manera gratuita, no hay salarios o remuneraciones y funciona por nombramientos honorarios. La mayor parte del dinero se va en la organización de los concursos nacionales, luego en los entrenamientos, y por último en los viajes de los niños, para llegar al país sede.

Cambios que obligan a nuevas estrategias

En cada país, el apoyo a este tipo de eventos es diferente, pero ejemplos puntuales donde las olimpiadas son proyectos de gobierno y auspiciados directamente como política de Estado son Brasil, Perú, la mayoría de los países europeos y sobre todo los países asiáticos. “En México se ha buscado que esto suceda, pero no hemos tenido recibimiento; en el pasado lo hemos platicado con la Secretaría de Educación Pública sin resultados”. El entrevistado destacó que no iban en busca de apoyos, sino con miras a que la olimpiada fuera un proyecto nacional.

Aseguró que incluso no se pedía mucho, “lo que se necesitaba es que el primer examen de captación se aplicara en todo el país, esto es fácil para la SEP porque no se necesitaba mucho dinero, sólo las estrategias y la organización con la que ya cuenta la institución”.

El representante de la olimpiada confirmó que en esta nueva etapa se ha buscado hablar con diputados y senadores para poder generar una propuesta general y que surja un proyecto nacional, como en otros países.

¿Cómo nos ha ido en las olimpiadas?

El doctor Valdez Delgado explica que en los últimos años nos ha ido bien, como ejemplo tenemos la Olimpiada Europea Femenil, donde este año fueron cuatro representantes mexicanas, de ellas se logró un oro (la segunda en la historia en esta competencia para nuestro país), dos platas y una mención.

En la Olimpiada Centroamericana y del Caribe, México lleva 14 años siendo primer lugar, este año con dos medallas de oro y dos de plata. Para la olimpiada internacional, con los seis representantes se obtuvo una plata, tres bronces y dos menciones.

Y la más reciente, la Competencia Internacional de Matemáticas en Sudáfrica, donde participaron dos equipos (uno de primaria y uno de secundaria), ahí se obtuvieron dos medallas de oro.

“Este año, 32 niños nos han representado con buenos resultados: 24 medallas y ocho distinciones. Estos concursos no son para niños privilegiados, además de poner el nombre de México en alto, se trata de despertar la vocación científica de los niños en cada rincón del país, de aquí salen químicos, físicos, médicos; en realidad este ejercicio les abre el panorama y la confianza en que pueden lograr sus metas”. Incluso en Yucatán el examen de la olimpiada estatal se hace en maya, y en Oaxaca se está tratando de hacer lo mismo.

Por ahora, los gobiernos de Guanajuato, la Ciudad de México y el Gobierno Federal se comprometieron a apoyar la XXXIV Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas, del 11 al 19 de septiembre, y el Concurso Nacional de la OMM, programado para noviembre. Sin embargo, la respuesta de Conacyt les ha decepcionado.

“Siendo un proyecto tan exitoso, que es transparente y con buenos resultados, pensábamos que no nos iba a afectar”, finalizó Rogelio Valdez Delgado, presidente del comité organizador de la OMM.

¿Cómo funciona la olimpiada?

La Olimpiada Nacional de Matemáticas tiene una delegación en cada estado, que se encarga de realizar las primeras fases y emite convocatorias abiertas en las que participan muchos niños de manera gratuita. Los delegados no cobran por la organización ni los entrenamientos posteriores.

Luego de tener a los seleccionados, se les entrena por cuatro o cinco meses hasta llegar al concurso nacional, en ese concurso se hace la preselección de jóvenes que estarán siendo entrenados durante cuatro o cinco meses más para llevarlos a las olimpiadas internacionales.

Son más de 1,000 horas de entrenamiento que se llevan a cabo en la Ciudad de México (cada mes una semana completa) y los niños no pagan por hospedaje, esto corre a cargo de la organización con fondos previamente captados a través de muchas fuentes, entre ellas Conacyt.

Cabe destacar que estos recursos son auditados por el mismo Conacyt, ya que para poder participar en la siguiente convocatoria, se tienen que entregar resultados y la comprobación de los gastos.

“Ya me da flojera”, dice AMLO, y ordena a la SEP darles recursos

En su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador abrió fuego contra la Sociedad Matemática Mexicana, que organiza las Olimpiadas Mexicanas de Matemáticas. “Se la pasan inventando cosas. Ya hasta me da flojera, la verdad, pero no hay ningún problema, habrá fondos suficientes, no se van a quedar sin recursos”.

El presidente negó que su gobierno haya retirado el apoyo: “Se está ayudando mucho, como nunca, a la ciencia, la tecnología y la educación, lo que pasa es que hay inconformidad con los que manejaban todos estos programas”.

Agregó que era un tinglado burocrático que se fue creando y todo el apoyo se quedaba en estas instituciones. “Ahora ya no se entregan esos fondos a todas estas oficinas y se apoya de manera directa”, señaló.

Por su parte, María Elena Álvarez-Buylla, directora general del Conacyt, través de MVS Noticias, confirmó: “No es un hecho que no haya dinero para la olimpiada de matemáticas, lo que es un hecho es que los proyectos que ellos presentaron fueron reprobados”, y agregó, “ahora es por convocatoria (...) Más que estar distribuyendo recursos aquí y allá de manera discrecional como se hacía antes”.

Dijo que se recibieron 512 propuestas y tras una evaluación por pares (miembros del Sistema Nacional de Investigadores, especializados en educación y comunicación), las de la SMM fueron rechazadas.

Agregó que “este año lo que estamos haciendo es subsidiar con mucho cuidado, pero no respondiendo a cuestiones mediáticas sino de fondo, porque lo que nos interesa es abrir las opciones (...) No hay razón para preocuparse, este año habrá un apoyo inédito a las vocaciones científicas y apropiación social de la ciencia”, concluyó.

Sin embargo, el presidente reculó e instruyó a la Secretaría de Educación Pública para brindar el recurso faltante frente al compromiso del Concurso Nacional de la Olimpiada Nacional.

La SMM informó que también tienen la promesa por parte de las autoridades de la SEP para conversar sobre las posibilidades y futuro de este proyecto.

[email protected]