En el momento culminante final de los 89 Premios de la Academia, cuando Faye Dunaway leyó el nombre de la película en la tarjeta que tenía delante: ¡La La Land! , había dos personas, de pie a cada lado del escenario, que supieron de inmediato que la película que acababa de anunciar no ganó el Óscar a la mejor película.

Nadie más lo sabía, y fue así por casi dos minutos completos. Cuando la audiencia estalló en aplausos, el elenco de La La Land se puso en pie de un salto y se abrazó.

Luego se dirigieron al escenario. El productor Jordan Horowitz pronunció un emotivo discurso de agradecimiento. El productor Marc Platt hizo lo mismo.

Alrededor de 1 minuto y 50 segundos después, dos personas aparecieron en la pantalla: un hombre que llevaba un auricular, y Martha Ruiz, una de las socias de PricewaterhouseCoopers que supervisa el proceso de votación de los Óscar. El hombre del auricular habló con Horowitz. En medio de la confusión, el productor Fred Berger fue empujado a regañadientes del micrófono. Acababa de ser alertado de la equivocación.

Sólo entonces alguien actuó. Horowitz tomó el micrófono e hizo el impresionante anuncio: Lo siento, no, ha habido un error. Moonlight, ustedes ganaron la mejor película; esto no es una broma .

No era una broma. Pero para las dos personas encargadas de supervisar el anuncio de los ganadores fue una pesadilla.

Fue el tipo de error que Ruiz y Brian Cullinan, socios de la firma de servicios profesionales PricewaterhouseCoopers, siempre han trabajado para evitar. Los dos co-líderes de la votación de los Óscar supervisan el proceso de recuento de votos, identifican a los ganadores de cada categoría, seleccionan las tarjetas y las sellan en sus respectivos sobres, no sin antes memorizar cada ganador en cada categoría. En la ceremonia, Ruiz y Cullinan llevan maletines a juego, cada uno lleno de un juego completo de 24 sobres dentro.

Idealmente, nos gustaría tener todo terminado varios días antes del show. El último día es cuando Brian y yo vamos a empezar a memorizar a los ganadores , dijo Ruiz en una entrevista publicada el 10 de febrero.

Pero está la cuestión de por qué tomó tanto tiempo corregir un error que Ruiz y Cullinan deberían haber reconocido al instante. No habría sido lo ideal correr al escenario en el momento en que Dunaway hizo el anuncio. Pero pareció particularmente desafortunado que el equipo de La La Land sufriera la humillación de pronunciar discursos por un premio que no ganó y que el equipo de Moonlight no tuviera mucha oportunidad de reconocer su legítima victoria.

El director de Moonlight, Barry Jenkins, fue magnánimo en la sala de prensa. Me di cuenta de la conmoción que estaba sucediendo y pensé que algo extraño había ocurrido. Estoy seguro de que todo el mundo vio mi cara. Yo estaba mudo con el resultado, porque he visto los Premios de la Academia y nunca había visto que eso sucediera antes , dijo. Hizo que una sensación especial fuera aún más increíble, pero no de la manera que esperaba .

Nadie ofreció una razón de la confusión, dijo.

Oscar