Las reacciones a la aprobación, la noche del martes en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, del Dictamen con proyecto de decreto por el que se reforman y derogan diversas disposiciones de distintas leyes, entre ellas, la Ley Federal de Cinematografía, en los artículos que dan marco jurídico al Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), no se hicieron esperar.

La voz de la comunidad cinematográfica del país fue unísona en el rechazo a la extinción del fondo, muy a pesar de las reiteraciones sobre la permanencia de los recursos para el cine con nuevas reglas de operación que han hecho la Secretaría de Cultura y los 19 diputados de Morena y uno del Partido Verde, que votaron a favor del dictamen.

“Lo que está por verse no solo es la permanencia del recurso en una tendencia reduccionista del gasto público sino, además, que el nuevo mecanismo que se vaya a instaurar convenza a las partes que venían participando de los otros fondos (Fidecine y Foprocine)”, argumentó el analista y gestor cultural Eduardo Cruz Vázquez, fundador del Grupo de Reflexión en Economía Cultural (Grecu).

Además de perder la autonomía, que ha sido uno de los puntos más abordados, el costo de la cancelación de los fideicomisos, opinó, es que los recursos entrarán a la inercia presupuestal corriente, lo cual supone el riesgo de someterlos a las limitaciones históricas del Ramo 48 en el ejercicio fiscal.

Y más que económica, otra reminiscencia será simbólica para la administración de la Secretaría de Cultura, el Imcine y el Legislativo, expresó Cruz Vázquez, al “tumbar” aquello que la sociedad y las comunidades consideran como un patrimonio propio y no de un partido o de un gobierno.

“Esto lo valoraron las autoridades y están dispuestas a pagarlo. El costo es la no credibilidad, el repudio, que a lo mejor no tiene efectos en las elecciones de 2021, pero ciertamente impide caminar por la calle con naturalidad, porque hay señalamientos. Son cómplices de esta obediencia ciega que el presidente les ha pedido y están dispuestos a pasar a la historia así: señalados como los que tumbaron lo que funcionaba”.

Explicó que de aprobarse el dictamen en el Legislativo, el recurso del Fidecine, garantizado por el Ejecutivo y a través del décimo artículo transitorio del documento, tendría que verse reflejado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio fiscal 2021 en el Ramo 48.

“Pero lo pongo en duda. No estoy muy seguro de que vaya a ser así, tan fácil. El problema es que, aunque nos digan que está garantizado, no conocemos esa nueva estructura. Me pregunto por qué en todo este tiempo no tuvieron, como quien dice, lista la cuenta para recibir el dinero”, razonó.

Morenista presentará reserva

La diputada morenista Lorena Villavicencio Ayala, integrante de la Comisión de Cultura y Cinematografía en San Lázaro, no comulga con la postura mayoritaria de su partido.

“Puedo entender que hay necesidad de obtener recursos por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; sin embargo no podemos convalidar que haya afectaciones a materias tan importantes para el país como es la industria cinematográfica, que está aportando incluso recursos de regreso al país, pero tampoco a aquellas instituciones educativas, como el CIDE, el Instituto Mora o todo el tema de ciencia y tecnología, que no se puede debilitar porque estaríamos rezagándonos del progreso”, argumenta la legisladora.

Expuso que si en el turno del pleno, cuya reunión está prevista para este jueves, no existe una conversación de las reservas en lo particular que derive en modificaciones sensibles y receptivas de varios fideicomisos, incluyendo a los de cinematografía y ciencia, no votará a favor de ninguna manera.

“Voy a presentar reservas en lo particular para algunos de estos fideicomisos que, me parece, se tienen que mantener. Además, hay un compromiso que asumió públicamente el coordinador del grupo parlamentario de Morena (Mario Delgado) con todo el gremio de cineastas. Presentaré una reserva para que se preserve el Fidecine por la importancia que tiene la industria cinematográfica en este país. Si no tenemos la garantía de que ese fondo se preserva, aunque lo administre otra institución, y si no se acepta la reserva, votaré en contra”.

Con la extinción de los fideicomisos del Conacyt y Fidecine, el gobierno federal recuperará 1,009 millones 328 mil 917 pesos, que representan menos del 1.5% del total de los 109 fondos en vías de extinción, que suman  68,478 millones 123 mil 839.26 pesos, de acuerdo con el listado presentado por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.

Voces en contra y a favor

Integrantes del gremio cinematográfico, en su mayoría, se expresaron en contra de la desaparición del Fidecine con la derogación de los artículos 33 al 38 de la Ley Federal de Cinematografía, los cuales dan marco legal al fondo. Algunos prefirieron dar vuelta a la página y exigir que, ya que hay un compromiso de palabra para mantener los apoyos al cine, ahora a través de la estructura del Imcine, este compromiso debe establecerse en la ley. 

“Solo queda Imcine. La lucha ahora es que a través del instituto se puedan recuperar las funciones de promoción y financiamiento. Yo seguiré buscando apoyar a los nuevos cineastas y a nuestros talentos de animación. La paradoja es que Fidecine tenía resultados y transparencia”, declaró el ganador del Oscar, Guillermo del Toro.

A través de la campaña #NoNosPolitice, los actores, cineastas y promotores, Gael García Bernal y Diego Luna, invitaron a sumarse a la petición publicada en change.org para evitar la extinción de los fideicomisos.

"Si desaparecen los fideicomisos públicos, la ciencia y la tecnología, el cine y la cultura, la reparación a víctimas, la protección de periodistas y personas defensoras de derechos humanos -entre otros temas- quedarán sujetos a los ciclos políticos y al criterio de los políticos. En otras palabras, si aprueban el Dictamen la ciencia, la cultura, el periodismo y los derechos humanos van a quedar sometidos al capricho de la política", se puede leer en la petición.

Por su parte, durante una conferencia efectuada la tarde de este miércoles, Mónica Lozano, presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), dijo que “con o sin fideicomisos, debemos garantizar que la ley establezca de manera muy clara que el fomento a la cinematografía se va a mantener. Se nos ha dicho que hay la garantía de los apoyos y la voluntad política para hacerlo por parte del Ejecutivo, ahora quisiéramos escucharlo del Legislativo”. 

El escritor Emiliano Monge también se expresó al respecto:

“El neoliberalismo está feliz. Se está haciendo realidad su sueño. La cultura, la educación y la ciencia han dejado de valer. Serán entregadas al matadero del mercado por quienes se dijeron, hace tiempo, progresistas. ¡Aplaudan, fieles del encogimiento del Estado!”.

Sin embargo, no todas la voces venidas desde el cine fueron en contra de la desaparición de los fideicomisos. El actor Damián Alcázar expresó: 

“Siempre, cuando AMLO toma una medida contra la corrupción, los abusos, el influyentismo, el nepotismo, todas las lacras de la política lloran como plañideras. ¿Esos fideicomisos estaban exentos de actos de corrupción?, está demostradísimo de que en el Fidecine había abusos”,

Por su parte, el coordinador del grupo mayoritario de Morena en San Lázaro, Mario Delgado, reiteró su postura: “A lo largo de los años los fideicomisos permitieron opacidad en el manejo de recursos públicos y corrupción. La extinción de fideicomisos no significa que desaparecerán los apoyos. Por ahora, lo más importante es la salud de las y los mexicanos”.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx