Los migrantes en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, que se encuentran a unos pasos de la frontera con Estados Unidos, han comenzado a aislarse lo mejor que pueden en sus carpas para la llegada del coronavirus.